30/07/2019

Glovo, no aclares que oscurece

Por Corresponsal Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR)

A partir de la repercusión mediática y el malestar de la opinión pública sobre el accionar de la empresa Glovo ante el accidente del repartidor Ernesto Floridia, la empresa emitió un comunicado que no hace más que empeorar las cosas.


El comunicado intenta lavar de culpas a la empresa ante la nefasta respuesta al accidente, y responsabiliza a la trabajadora del call center que debió contestar los mensajes -seguramente también precarizada como cualquiera de nosotros. “Glovo inició una investigación interna para aclarar las razones por las cuales las acciones establecidas no fueron aplicadas correctamente” dice la publicación de la empresa, algo que es incomprobable ya que los protocolos son secretos. Si éstos fueran de conocimiento público sería fácil de constatar de quién es la indicación de que el pedido y la entrega importen más que la vida de los trabajadores de reparto, quienes ponemos el cuerpo todos los días sin conocer las reglas del juego.



Glovo también sostiene que “la prioridad de la compañía es la seguridad de sus repartidores”. Una mentira de punta a punta,  porque a los trabajadores nos vienen negando la posibilidad de tener ART, obra social, seguro, elementos de protección y ropa de trabajo. En lugar de todo lo que reclamamos, tenemos exigencias que desafían las reglas de seguridad vial y ponen en riesgo nuestras vidas y la de terceros.


Además, la empresa dice “estar colaborando con las autoridades locales para determinar las causas del evento”. Se presenta como desconocedora de las causas que llevaron al repartidor a accidentarse, cuando hace más de un año los trabajadores de reparto venimos exponiendo la situación precaria y extrema en la que se trabaja en todas las empresas, que exigen –bajo amenaza de suspensión- atender el teléfono mientras manejamos para entregar o retirar un pedido. El propio sistema de trabajo hace que debamos correr para cumplir con la mayor cantidad de entregas y así hacer valer el tiempo que estamos trabajando, ya que se cobra por cada pedido. La falta de límites de peso y distancias también genera situaciones de riesgo. Esto sumado a que las Apps tienen un ranking según la cantidad de pedidos entregados y la calificación que hacen los clientes de lo rápido y eficaz que haya sido el repartidor.


El Estado garantiza estos atropellos contra todos los derechos laborales. Es lógico, ya que se trata del mismo contenido que tendría la reforma laboral a la que se comprometen los partidos capitalistas con el FMI, tomando las exigencias de los empresarios como Cabrales o la propia UIA, que reclaman “mayores facilidades” para echar trabajadores.



El proyecto de ley contra la precarización laboral en las Apps, presentado en el Congreso por Romina Del Pla y en la Legislatura porteña por Gabriel Solano, sirve como un aporte a la organización de los repartidores por nuestras reivindicaciones más urgentes. Es necesario acompañar la presentación del proyecto con la movilización de todos los trabajadores de reparto y el apoyo del conjunto del movimiento obrero, hasta arrancarle a las empresas y al gobierno nuestros derechos como trabajadores.


Exigimos que el protocolo ante accidentes sea de público conocimiento. Basta de exponernos a violar las normas de tránsito y basta de pausas. Que se establezcan límites de peso y distancia. Habilitación de lugares de resguardo y aseo. Reclamamos contar con ART, obra social, seguros por accidente y robo. Salario fijo y reconocimiento de la relación de dependencia.

También te puede interesar:

Y reclamemos el pase a planta de todos los repartidores.
La Asamblea Nacional determinó su adhesión a la acción del 17 de septiembre en Plaza de Mayo del Plenario del Sindicalismo Combativo.
A su vez, se incorporan por primera vez trabajadores de apps que no son de reparto. También desde Francia, Italia e India expresaron acuerdos con la medida.
El 31 de agosto movilizamos contra las zonas liberadas y los atropellos policiales.