28/11/1996 | 521

Gobierno y Ciadea violan la conciliación

El Ministerio de Trabajo está citando uno por uno a los trabajadores que se negaron a aceptar el traspaso a Polymont para que expliquen las razones que tienen para negarse (parece que no le alcanzaron los cuatro días de toma). Con esta maniobra están buscando quebrar la unidad de los trabajadores de Mantenimiento. El Ministerio pretende digitar una representación obrera de dos miembros (justamente, lo que reclaman Ciadea y Polymont); quieren disolver la comisión de representantes de Mantenimiento, que ya estaba participando de las audiencias antes de la toma. De este reclamo se hizo vocero el Smata, que en la última audiencia sólo hizo entrar a 12 de los 26 representantes, dejando a los otros 14 en la puerta.


Y hay otra. La patronal ha descontado los días de lucha; ¿no debe considerarse este hecho como una medida de fuerza y una provocación de la patronal en el medio de la ‘conciliación’? Aquí también el Smata ha dejado hacer. El Smata está trabajando por quebrar la lucha desde el comienzo del conflicto. Campellone tenía dos discursos: en las asambleas recitaba su oposición a la tercerización y hasta se lamentaba por haberla aceptado en el pasado; frente a La Voz del Interior, en reiteradas oportunidades (jueves 14, viernes 15 y sábado 16), proclamó “que el mal menor son las indemnizaciones” y que “aceptaríamos el traspaso (a Polymont) si nos pagan las indemnizaciones”, lo contrario a lo resuelto en las asambleas. Cuando la burocracia, con el aval de la lista Blanca, aceptó la conciliación obligatoria, traicionó el mandato de las asambleas y permitió que Polymont se sentara en la mesa de negociaciones cuando nada hay que discutir con ella, porque los trabajadores rechazan la tercerización.


Toda esta situación ha creado un ambiente ‘tenso’ dentro de la planta. Muchos trabajadores están discutiendo retomar la ocupación.


Hay que pegar un urgente cambio de rumbo, quebrar los condicionamientos y la parálisis del Smata. Exigir la convocatoria a asamblea general, la denuncia de la conciliación, la ratificación del rechazo a la tercerización y la necesidad del paro activo del Smata contra los intentos de imponer un nuevo convenio Fiat.

En esta nota

También te puede interesar:

Hablaron Romina Del Plá y Néstor Pitrola.
Un acuerdo del que se vale el intendente Sanzio para hacer campaña y que fue facilitado por la burocracia del Smata.
Se encuentra demorado en la comisaría el secretario gremial de SMATA Rosario.
Una crisis que muestra la inviabilidad capitalista.