27/03/2003 | 794

Golpe de Estado en Aten

En el 2000, el flamante gobierno de Sobisch dictó un decreto que barría con una tradición de años en cuanto al pago desde el Estado de 14 licencias gremiales de Aten. El gobernador se acordó de una ley de su anterior mandato (1991-1995), la N° 1.931, que estableció que las licencias gremiales son sin goce de haberes.


En el 2000 la conducción (Frente Granate de Obregón, Pillado, De Luca, etc.) logró la suspensión de la aplicación del decreto. Pero ahora, la Justicia falla por reimponer la ley Nº 1.931 (licencias sin goce de haberes).


La directiva provincial convocó a un plenario de urgencia para adaptarse al fallo y plantear que Aten no podía pagar las licencias que antes pagaba el Estado.


Estaba implícito en el planteo que la directiva provincial iba a proponer un reajuste interno que caería sobre las seccionales opositoras, con la pérdida de licencias gremiales.


Este intento se bloqueó en ese plenario, pero en un nuevo plenario la directiva confirmó lo del reajuste contra las seccionales opositoras.


La seccional capital pierde 4 licencias, Centenario 2 de las 3 que tenía, Plottier y San Martín de los Andes pierden una cada una. La directiva provincial no resigna ninguna de las 12 licencias que tiene (pagadas con fondos gremiales), ni los 10 gastos de representación que pagan a otros tantos compañeros por sus «tareas gremiales».


Hubo un debate regimentado. Hubo amenazas verbales y de otro tipo.


Finalmente, lograron los votos para aprobar su propuesta.


Esto puso en pie de guerra a las seccionales opositoras. La asamblea de Plottier rechazó la resolución. Capital convoca a asamblea para el martes. San Martín de los Andes y Centenario también la rechazan.


Hay un operativo para quebrar cualquier posibilidad de que Aten vote un plan de lucha (si no la huelga general). En ese operativo participa plenamente Marta Maffei (la Celeste).

También te puede interesar:

Desde la base y la Multicolor derrotamos la línea baradelista.
Otro crimen laboral del Estado, exigimos paro nacional de Ctera.
Una campaña que cobra cada vez más apoyo en el movimiento obrero, expresando la necesidad de encontrar un canal de independencia política.
La pasividad de la directiva puesta en cuestión por propios y oposición.
La burocracia de ATE y ATEN dejan pasar los despidos. ¡Reincorporación ya!