13/12/2000 | 692

Gran acto clasista

Con la presencia de más de 200 activistas de las organizaciones convocantes, la entusiasta intervención de todos los oradores comprometidos y una gran repercusión periodística en los medios locales, el acto del viernes 8 fue un triunfo político.


La maduración de la nueva vanguardia piquetera quedó reflejada en los planteamientos formulados. Desde distintos ángulos, todos rechazaron la política de las centrales sindicales de marchar a una nueva tregua en pos de una concertación social con el gobierno.


Edgardo Quiroga (ausente físicamente) intervino en el acto mediante una extensa adhesión a los términos de la convocatoria al acto e invitó a los participantes al Plenario Nacional del 16 de diciembre del Polo Clasista.


La compañera que tuvo a cargo la apertura del acto trazó un balance del paro de 36 horas en Mar del Plata y una crónica del rol fundamental que jugaron las organizaciones piqueteras presentes en el acto, en parar toda la ciudad mediante los piquetes de fábrica y los cortes de calles y rutas principales. Asimismo, explicó la importancia de todas las reivindicaciones y consignas que convocaron al acto para superar la presente situación y propuso un plan de movilización por la libertad inmediata de Emilio Alí (presente a través de una carta a los asistentes al acto) y una solidaridad activa con la carpa instalada frente a la Uocra, por la Agrupación 22 de Abril. Ambas propuestas fueron votadas por unanimidad al finalizar el encuentro.


Alejandro Martínez, primer orador del acto, llamó a estructurar una organización común de los desocupados marplatenses sobre la base del programa convocante y un plan de lucha regional.


Rodríguez, de la 22 de Abril de Uocra, destacó la gran corrupción en la dirigencia de su sindicato: «Nuestra meta es decir basta a todos estos corruptos que nos traicionaron la vida … La única fuerza que tenemos los trabajadores es quitarles el poder que un día les dimos… y unirnos por abajo contra los de arriba, que nos quieren dividir por sectores».


María Inés (Soip) hizo un paralelismo entre el Soip y la Uocra por ser los dos gremios más importantes de la ciudad y por tener enquistadas direcciones carneras y traidoras, llamando a formar «un movimiento común para terminar de recuperar nuestras organizaciones con el programa de eliminación del trabajo en negro, por los 600 pesos de salario mínimo y 500 pesos de subsidio al desocupado».


Marita Fachinni, del MTR, dijo: «Necesitamos dar una batalla contra la dispersión, nacionalizar los conflictos… Llamó a organizar la bronca en un ‘Polo de la Resistencia’. Luchamos y nos organizamos no por 120 pesos de los planes de trabajo o bolsones de comida; tomamos esto, es cierto, pero vamos por más…».


Fernando Cuesta, secretario general de la Bancaria, planteó «aprovechar la contundencia del paro, para darle una continuidad inmediata. Esta crisis política y económica no tiene antecedente; con este blindaje lo único que hacen es aumentar la deuda externa y rápidamente van a tener que implementar más ajustes».


Néstor Pitrola (congresal del gremio gráfico) señaló que el paro, el más importante de los últimos 25 años de la vida política, «mostró una Argentina piquetera a lo largo y ancho del país… fusión de organizaciones obreras y de ocupados y desocupados».


«Nosotros -planteó Pitrola- somos de los que creemos que no hay un acto más democrático que los piquetes obreros que organizaron la voluntad de la mayoría trabajadora y que desmontaron los piquetes armados por la patronal, la policía y el gobierno. Este hecho ha demostrado que hay un principio de otro poder que se viene organizando, que es el poder de la clase obrera, por eso son tan contrarios a la realización de piquetes». Recordó que el paro «no estaba en los planes de las tres centrales obreras: fue arrancado desde los cortes de ruta, los piquetes de Salta, de La Matanza, de los municipales cordobeses. Fueron estos piquetes los que rompieron la tregua de los últimos 5 meses».


Invitó a participar el próximo 16 a un plenario del Polo Clasista, para discutir una salida para el movimiento obrero y arrancar un inmediato paro de 72 horas y un plan de lucha con nuestro pliego de reivindicaciones.


En un marco de gran entusiasmo, aplausos cerrados y cánticos a favor del gobierno de los trabajadores, el acto concluyó decidido a poner en práctica las resoluciones votadas. Y la totalidad de la concurrencia se trasladó a solidarizarse con la carpa de la 22 de Abril frente a la Uocra.

En esta nota

También te puede interesar: