12/08/1999 | 637

Gran asamblea repudia agresión a sus delegados

Cuando aún no se ha cerrado el conflicto salarial con el gobierno de la Ciudad, el jueves 8/7 se realizó un plenario de delegados para informar sobre las tratativas con el Ejecutivo municipal sobre pago de antigüedad, ley de empleo y convenios colectivos.


Luego del informe de la Directiva, comenzaron a hablar los delegados. Tomó la palabra un delegado del hospital, que planteó el mandato de las asambleas de base. Inmediatamente, un congresal de la Azul y Blanca del hospital, montó una provocación contra nuestro cuerpo de delegados y reclamó «sanciones».


Tuvimos que pelear para que nos dieran otra vez la palabra. Cuando estaba haciendo mi intervención, se produjo una cobarde agresión física y verbal contra nosotros. Aunque nos sacaron el micrófono de prepo y a los golpes, seguimos reclamando a los gritos por nuestros planteos.


Ante la cobarde agresión, numerosos compañeros salieron en nuestra defensa en el propio plenario. Después, siete miembros de la Directiva ‘bajaron’ a una asamblea en el hospital. Se leyó una declaración firmada por todo el Cuerpo de Delegados repudiando las agresiones que sufrimos en el plenario, reclamando idéntica actitud de la Directiva. La declaración, además, se pronunciaba en defensa del Hospital Público, contra todo tipo de arancelamiento y por el conjunto de las reivindicaciones pendientes. La asamblea repudió la agresión sufridas en el plenario de delegados y la Directiva debió presentar sus excusas.


En el corto tiempo que llevamos como delegados, hemos tomado y canalizado las reivindicaciones y reclamos de todos los sectores del Hospital. El método utilizado —reuniones regulares del Cuerpo de Delegados, asambleas por sector y generales— ha modificado completamente la práctica político-gremial en nuestro Hospital. Estos hechos nos reafirman en nuestro compromiso.