25/10/2020

Gran jornada de lucha de los y las prestadoras en salud y educación

Por Brem Guerra, Lupe Ce Apel Salud Mental - Psicólogos y Prestadores en Lucha

El viernes 24 de octubre quienes conformamos el espacio de Prestadores Precarizados en Salud y Educación, participamos junto al Colectivo de Discapacidad, de la segunda entrega del petitorio en la Casa Rosada en defensa de nuestro trabajo, contra el ajuste en discapacidad y exigiendo un aumento del nomenclador que está paralizado desde hace un año. Además de la movilización a casa de gobierno,  se hizo también un gran hashtazo y diferentes intervenciones de compañeras y compañeros de distintos espacios del Colectivo que se pudieron ver en vivo por las redes sociales. La jornada se extendió a Junín, Corrientes, Salta y distintos puntos del país donde se realizaron diversas acciones de lucha.

Impulsamos esta medida de lucha en plena pandemia porque las y los prestadores entendemos que hay reclamos urgentes que no pueden esperar.  Las dilataciones en su resolución no han hecho más que aumentar la brecha de precarización a la que estamos sometidos: cobrar 3, 6 y hasta ¡9 meses! en diferido por nuestro trabajo o, como es el caso de muchos que trabajamos en escuelas o consultorios, no cobrar durante los meses de enero y febrero. Además no contamos con derechos básicos de cualquier trabajador como son las licencias por enfermedad y las licencias por maternidad/paternidad, entre otras.

La perspectiva tanto del oficialismo como de la oposición patronal, es la del ajuste en el sector de discapacidad: la última ofensiva fue hace algunas semanas cuando la Cámara de Diputados rechazó otorgar el IFE y la Tarjeta Alimentar a personas con discapacidad. Tampoco pueden garantizar que la Superintendencia de Servicios y Salud regule el pago a término de las obras sociales y prepagas, a su vez esta no interviene en la relación de estas con nosotros los y las prestadoras, es decir, no garantiza que nos lleguen los pagos.

En este contexto donde la inflación ronda el 40% y donde el 70% de las y los profesionales no llega a la canasta básica de pobreza (CBT) de $47.216 pesos, con tratamientos adeudados de 2019 y 2020, recortes de los mismos durante el transcurso del ASPO e incluso asistencia obligatoria para algunas prestaciones sin que se nos brinde ningún kit ni herramientas de seguridad. Por eso exigimos el pago a término de las obras sociales y prepagas, un aumento del 40% como piso, del nomenclador paralizado desde noviembre del año pasado, rechazamos el 0% de aumento. Nuestra situación es insostenible, haciendo peligrar los tratamientos.

Reclamamos también que se incorpore al nomenclador nacional el acompañamiento terapéutico, hidroterapia, equinoterapia  y que se reconozcan en el Registro Nacional de Prestadores las incumbencias de Psicopedagogos/as, Psicomotricistas, Maestras Especiales y profesionales de Estimulación Temprana, por nombrar algunos.

Este martes 27/10 junto al Colectivo de Discapacidad, nos reuniremos con el Lic. Fernando Galarraga, presidente de la Agencia Nacional de Discapacidad, para exigir respuestas a nuestros reclamos.

Desde APEL-Prestadores, nos sumamos a cada medida de lucha, integrando activamente Prestadores Precarizados SE y confluyendo hoy en día con el Colectivo de Discapacidad.

Vayamos por un plan de lucha en defensa de la salud, la educación, la vida, los tratamientos y las personas con discapacidad. Sumáte a organizar nuestra lucha en la próxima asamblea de Prestadores Precarizados SE el 31-10 a las 14hs.

 

También te puede interesar:

El colectivo Prestadorxs Precarizadxs, junto a otras organizaciones en lucha, presentaron sus relevamientos sobre la pérdida salarial en el ámbito de discapacidad.
Jornada de lucha de estatales ante la falta de respuestas por parte del gobierno.
Vayamos por un plan de lucha en defensa de la salud, la educación, la vida, los tratamientos y las personas con discapacidad.
A las 11. 30h en el Patio Olmos. Una convocatoria independiente en defensa de la salud mental.
El oficialismo, conjuntamente con dos tercios de la Cámara, negaron su inclusión en la orden del día.