27/05/2004 | 852

Hacen recular a la patronal

Los trabajadores del subte desmontaron una nueva provocación patronal.


Algunas semanas atrás, luego del paro de abril, Metrovías modificó arbitrariamente los horarios de los trabajadores señaleros obligándolos a ingresar una hora antes de lo habitual, al tiempo que modificaba el régimen de francos. Con esta decisión la empresa evitaba tomar más personal en un sector muy sensible, que demanda una preparación de un año para la actividad.


Los trabajadores en una asamblea repudiaron la modificación, resolvieron desconocer el nuevo horario y cumplir la jornada de 6 horas. Al momento de cobrar sus haberes, sin embargo, les fue descontada la hora inicial “no trabajada”.


El cuerpo de delegados resolvió la convocatoria a asambleas por línea. Al rechazo al cambio horario se incorporaron el repudio al objetivo de la empresa de dar horas extras al personal de boletería para evitar un nuevo turno, la denuncia de los descuentos salariales a los delegados por realizar actividad gremial en el horario de trabajo y la necesidad de que la empresa reciba al cuerpo de delegados. En la Línea C, los compañeros decidieron pasar a la acción, comenzando un trabajo a reglamento. Debido al mal estado en que se encuentran las formaciones, los delegados impedían la salida de los trenes que no estaban en condiciones.


Rápidamente, se sumó la Línea E, en donde de 9 formaciones quedaron sólo tres en condiciones de funcionar.


Ante un conflicto que se extendía, Metrovías convocó a los delegados para anunciar que la devolución de los descuentos a los señaleros y delegados y que estaba dispuesta a recibir a los representantes gremiales.


Queda planteada ahora organizar firmemente al sector de boleterías, que obtuvo las 6 horas gracias al paro de abril, y que está siendo presionado individualmente por la empresa a aceptar un régimen de horas extras.