16/08/2012 | 1235

Hospitales de la Ciudad: un giro

EXCLUSIVO DE INTERNET


En esta última semana se produjo una agudización de la situación sanitaria porteña. El conjunto de los enfermeros de toda la ciudad, los trabajadores del Borda y los médicos han sido protagonistas de deliberaciones y acciones directas. Un decreto del gobierno de la ciudad, en apariencia inofensivo como el 260/12, fue correctamente entendido por los trabajadores como una vía hacia la tercerización y la degradación profesional.


Allí se habilita la posibilidad de que la enfermería en los establecimientos de salud pase a ser dirigida por personajes que, con independencia de si son "médicos o contadores" -como dice la propaganda de los enfermeros de la CABA- van a ser funcionarios de un gobierno de vaciadores del hospital público. Para ser más precisos, agentes de la privatización y de la tercerización, como la que vienen impulsando en todos los establecimientos.


Por otro lado implica la aplicación a fondo de la ley de flexibilización 471, aprobada en su momento por Ibarra y el "progresismo" porteño y cuya derogación jamás planteó la "oposición" en la Legislatura. Esa ley establece la pérdida de estabilidad laboral, con el "pase a disponibilidad" en base a dos evaluaciones deficientes realizadas por los jefes de servicio. Hasta este momento no se han pronunciado contra este decreto las conducciones de Sutecba, de la AMM ni de la Federación de Profesionales, esa Triple Alianza que custodia la política de vaciamiento de los hospitales del gobierno PRO.


En cambio, los enfermeros se organizaron rápidamente en asambleas y resolvieron acampar por tres miércoles consecutivos en la Jefatura de Gobierno. El primero de ellos convocó a más de cien enfermeros, que aseguraron una convocatoria masiva para la semana que viene. La anulación de ese decreto degradante se convierte en un reclamo que deben levantar todos los movimientos de lucha de los hospitales y la salud pública.


Hospital Borda


Los responsables de la destrucción de los hospitales neuropsiquiátricos persisten en su pretensión de iniciar las obras del Centro Cívico produciendo daños irreparables en el hospital. Los trabajadores lo están impidiendo. El 9 de agosto se llevó a cabo una asamblea convocada por ATE y por profesionales, con gran asistencia de todo el personal, que resolvió un acampe en el hospital durante el fin de semana para repeler cualquier intento de "ocupación" por parte de los enviados del gobierno. Se manifestó el repudio al acuerdo firmado por las conducciones centrales de Upcn, AMM y Sutecba con el gobierno, acuerdo que la vice jefa de gobierno exhibe como salvoconducto de las topadoras.


Seguridad


El ataque contra los trabajadores del hospital Santojanni -el ingreso de una verdadera horda que pegó a mansalva a los que encontraba a su paso- muestra que los trabajadores de los hospitales permanecen con el mismo nivel de indefensión que tuvieron meses atrás. Hay casi 50 incidentes reporteados en los últimos dos años. El miércoles 8 paró el Santojanni y al día siguiente lo hizo el conjunto de los 33 hospitales y 44 centros de Salud.


El paro se cumplió masivamente entre los médicos y se sumaron en muchos hospitales trabajadores de otros gremios. La decisión de la AMM de salir al paro -en una conducción que es agente probado de la administración PRO- y su contundencia son impensables sin la enorme deliberación que recorrió los hospitales luego de la agresión.


De conjunto, está creciendo el debate entre los trabajadores, quienes sienten que el ajuste en marcha se expresa no sólo en el salario -muy lejos de la canasta familiar-, sino también en las condiciones de trabajo: inseguridad, falta de personal, insumos. Hoy, el salario inicial de un enfermero municipal es de 2.900 pesos y el de un trabajador administrativo, de 2.200 pesos. Mientras tanto el presupuesto destinado a Salud se sub ejecuta año a año.


Reapertura de las paritarias


La situación exige una salida, es decir un programa y un plan de lucha.


Proponemos la reapertura simultánea de las paritarias de todos los gremios intervinientes en salud, con paritarios electos en asambleas. Por 8.000 pesos al inicio de la carrera para los profesionales y por 6.000 pesos para el resto. Reposición inmediata de las camas disponibles a los niveles de hace una década: según la propia estadística del gobierno de la Ciudad, el número de camas disponibles en los hospitales disminuyó de 8.498 en 1999 a 7.232 en 2009; es decir 1.266 camas menos, a pesar del crecimiento de la población). Ingreso inmediato de los enfermeros y de auxiliares necesarios en cada uno de los hospitales, a razón de uno por cada cuatro pacientes internados con sus variantes. Su ausencia está provocando situaciones límite en cada uno de los 33 hospitales municipales. No al monopolio del ingreso de personal en manos del gobierno y de la burocracia sindical. Apertura de postulantes en cada uno de los hospitales y tribunales de calificación electos democráticamente por los enfermeros y por los auxiliares de la totalidad de los 33 establecimientos. Formación de comités de emergencia que defiendan cada hospital. Recuperación de las internas gremiales: formación de listas combativas y clasistas para enfrentar las internas atadas a la burocracia sindical en el Sutecba en las próximas elecciones (varias de las cuales deben ser convocadas en el último trimestre del año). Nulidad de la ley 471 y del decreto de gerenciamiento en enfermería.


Convocatoria a un congreso de delegados de los hospitales con mandato de asambleas de ATE, Sutecba, Upcn y ALE, para llevar adelante este programa.

En esta nota

También te puede interesar:

La Agencia Gubernamental de Control lo cerró por incumplir normas de seguridad.
Nuevos registros en el Rocca, Udaondo, Durand y Fernández. Los trabajadores de la salud, más expuestos que nunca ante un salto de la curva.
Gran asamblea en el hospital Moyano contra el intento de unificar 5 hospitales en sus terrenos.