18/07/1995 | 456

Intimidación policial

El viernes 23/6, los compañeros del barrio La Paloma (Tigre) estábamos pintando un paredón, en apoyo a la lucha de los trabajadores de Córdoba, e invitando al acto-peña del local de la zona, que se inauguraba al día siguiente. En plena actividad, se acerca un policía (no exhibió ninguna placa), nos pidió los documentos y nos interrogó acerca de nuestras “conexiones” con lo sucedido en Córdoba. Le contestamos que nuestra actividad era totalmente legal y pública, y que de impedirla estaba obstaculizando la actividad democrática de los partidos políticos. El cana se retiró a cuchichear por el celular, luego volvió a “tomarnos la identificación”. Le respondimos que eso era una intimidación, y que en el caso de que persistiera, nosotros a su vez le pediríamos la identificación a él y a su compañero para que el partido obrara legalmente si así lo entendía. Volvió a llamar y en minutos vinieron 3 autos, uno civil y dos patrullas bonaerenses. Estuvimos 2 horas incomunicados en la comisaría, a pesar de que reclamamos insistentemente comunicarnos con el partido. Finalmente, nos dejaron salir. A todo esto, el barrio entero se enteró que estábamos pintando por la huelga y la policía nos llevó. Resolvimos sacar un volante para el barrio denunciando el contenido y el alcance de la intimidación.

También te puede interesar:

Planteamos que se vaya el gobernador y el desmantelamiento de este régimen de hambre y represión.
En el partido bonaerense de Rojas, reprimieron brutalmente a quienes se manifestaron para que no quede impune el femicida.
Basta de impunidad. Disolución de la fuerza represiva.