16/01/1997 | 526

La burocracia se entrega a los pulpos

Por P. M.

El 24 de diciembre, la conducción nacional ultramenemista de la FOETRA firmó, arteramente, la ‘reforma’ del convenio exigida por Telefónica y Telecom, que la gran mayoría de las bases del gremio había repudiado.


Queda establecida, en consecuencia, la modificación de la jornada de trabajo, la polifunción (los trabajadores que reparan líneas, además tendrán que cobrarlas, ocuparse también de ventas de líneas y servicios) y la»tercerización», esto es, la posibilidad de transferir personal a empresas ‘controladas’ por Telefónica y Telecom.


Un ejemplo de la perfidia con que ha sido redactado el texto es que plantea que los trabajadores transferidos conservarán todas las condiciones del convenio telefónico vigente, para agregar, enseguida, que esta condición regirá hasta «la entrada en vigencia de un nuevo acuerdo colectivo firmado entre FOETRA y las contratistas», oportunidad en que deberán aceptar las condiciones de ingresante o «solicitar la indemnización legal correspondiente».


Semejante trastada fue presentada por la burocracia como un «logro», por la jubilación anticipada. Que consiste en que los que estén a 10 años de la jubilación pueden retirarse, cobrando mensualmente, por ese período, el 40% del sueldo más la antigüedad y conservando la obra social de telefónicos. Lo que no es más, según los cálculos de los compañeros, que el monto de las indemnizaciones que viene pagando la patronal por retiros «voluntarios», pero repartido en cuotas. Con el consabido soborno a la burocracia, porque hay que deducir la cuota para la obra social que ella controla y para el fondo compensador.


La traición es completa, porque varias seccionales del país, entre ellas la más grande, Buenos Aires, venían de rechazar estas reformas, en plenarios de delegados y asambleas. En el caso de Salta, la resistencia costó 27 despidos y una salvaje represión policial a los telefónicos.


El guillanismo, sin embargo, hizo ‘avalar’ la ‘reforma’ en Buenos Aires, donde ya había sido rechazada. Para ello reunió el 30/12, de sopetón, también en medio de las fiestas, un plenario de delegados ‘trucho’, con decenas de delegados no avisados, donde la ‘oposición’ antiguillanista, que normalmente es mayoría, quedaba en desventaja. Allí repartió las 20 páginas de las actas de ‘reforma’ y las hizo votar sin que los delegados pudieran siquiera leerlas.


La Mesa de Enlace, que dirige a la oposición, convalidó la política de la burocracia, al legitimar con su presencia el plenario a todas luces fraudulento. Debieron retirarse. En segundo lugar, por no producir, a partir de allí, ninguna acción, ni en los edificios ni de conjunto, tendiente a desconocer el plenario, impugnarlo, rechazar la reforma e impulsar la derogación de lo firmado. Las perspectivas de la Mesa de Enlace se han agotado. Se ha demostrado incapaz de liderar al combativo activismo y a las bases telefónicas, a la lucha contra el avasallamiento histórico de conquistas que han montado las patronales y la burocracia.


Recientemente (ver PO anterior), los obreros telefónicos de siete edificios de Flores y Floresta pararon, hasta lograr el traslado de un odiado jefe negrero que perseguía a los compañeros, lo que demuestra que el gremio sólo necesita una orientación y una dirección de lucha.


Impugnar el plenario, desconocer la reforma burocrática, organizar la lucha por su derogación, coordinar a todas las seccionales del país que la rechazaron y elegir una dirección provisoria que organice la ruptura con la Federación. Esa es la tarea.


 

También te puede interesar:

Campaña de denuncias truchas armadas por Juntos x el Cambio y el oficialismo..
Borra las categorías y la carrera bancaria, habilita la contratación basura.
Será este miércoles 20 de octubre. Una jornada de lucha contra el avance de la flexibilización y la reforma laboral.
El mismo día que iniciaba el Coloquio de Idea el presidente tuvo que recibir a los trabajadores movilizados. La lucha continúa por la reincorporación y la continuidad de los puestos de trabajo.
El único mensaje que escucha el gobierno es el de los capitalistas.