24/06/2017

La Coordinadora Sindical Clasista y el Polo Obrero movilizarán al Consejo del Salario


Con acuerdos muy cercanos, en promedio, a los topes fijados por el gobierno, se cerró gran parte de la ronda paritaria. La convocatoria al Consejo del Salario Mínimo para el próximo martes 27, se inscribe en el objetivo oficial de consolidar la reducción del salario real y avanzar en la agenda de flexibilización de los convenios y reforma previsional.


 


De la reunión participarán el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de gabinete, Mario Quintana, que ya adelantaron la propuesta de elevar el mínimo un 20 por ciento, en línea con lo acordado por Comercio, Uocra y UPCN.


 


Algunos miembros de la CGT, como Juan Carlos Schmid y Omar Plaini, anunciaron que llevarán como reclamo la elevación del mínimo a 14.500 pesos, tomando como referencia el índice de la canasta básica elaborado por la central, lo que representaría un incremento del 90 por ciento (no anunciaron, claro, ninguna medida de lucha).


 


Los más moderados, como Carlos Acuña y Antonio Caló, salieron al cruce de estas declaraciones y hablan de un piso del 25 por ciento, lo que llevaría el piso del mínimo a 10 mil pesos.


 


Pese a que la burocracia cegetista mantiene una tregua con el gobierno macrista y es socia de la coalición del ajuste (sólo a modo de ejemplo, ha dejado pasar decenas de miles de despidos), el planteo “prendió las alarmas” en el gobierno, que rápidamente convocó al triunvirato cegetista a un encuentro reservado para acercar posiciones (volviendo a colocarlo como interlocutor principal, luego del ninguneo a que lo sometió con los acuerdos sectoriales). La reunión se postergó, por la trascendencia mediática que tuvo, para este fin de semana.


 


La cuestión central es que la suba del mínimo no sólo impacta directamente sobre los 350 mil planes sociales y el monto del subsidio por desempleo sino que también repercute en la paritaria docente, que establece que el inicial debe superar al menos en un 20% al salario mínimo de ley. Cada punto que el gobierno ceda tiene importantes derivaciones políticas.


 


Por último, el mínimo es una referencia para todo el universo de trabajadores en negro y la mitad de la masa laboral argentina que, según el INDEC, gana incluso menos que eso. Un dato que revela la magnitud de desastre social capitalista.


 


La CTEP-Movimiento Evita, con fuertes lazos con la burocracia cegetista y una de las organizaciones más beneficiadas por los fondos oficiales, reclama una silla en la reunión como representante de los movimientos. Junto con ATE nacional, movilizarán al Ministerio de Trabajo, por 14.500 pesos y la universalización del salario social, que hoy sólo alcanza a un sector reducido del total de subocupados.


 


La Coordinadora Sindical Clasista y el PO, en especial el Sitraic y el Polo, marcharán también, en una acción diferenciada, por el siguiente programa: duplicación del salario mínimo (actualmente, de $8060) y un aumento de emergencia equivalente para el haber mínimo jubilatorio; por el 82% móvil para todas las categorías; por paritarias sin techo y salario inicial de convenio igual al costo de la canasta familiar (hoy en 27 mil pesos); rechazo a las cláusulas de flexibilización y defensa de los convenios colectivos.

También te puede interesar:

En conferencia de prensa se anunciará la primera gran jornada de movilizaciones y cortes.
En ella se pretendía tratar el Proyecto de ordenanza fiscal y tarifaria y el manejo del Parque Aguiar.
Las organizaciones piqueteras reclaman por trabajo genuino y aguinaldo completo.
Fue organizada por el Movimiento Sin Techo de Perú y contó con la participación del Polo Obrero.