22/03/2012 | 1215

La gran lucha del Argentina Trabaja

El 16 de marzo, miles de trabajadores del Argentina Trabaja -integrantes de cuadrillas de trabajo y cooperativas que organizan el Polo Obrero, Barrios de Pie y el MST- Teresa Vive- constituimos piquetes en tres puntos de la ciudad y el conurbano, en reclamo de un aumento para todos, sin discriminación ni clientelismo.

Luego de los anuncios de la Presidenta y la ministra Alicia Kirchner, de un aumento por «productividad» y «presentismo» sólo para el 20% de los 150.000 trabajadores que integran el programa, quedó claro que el aumento selectivo tiene un propósito de ajuste, además del objetivo adicional de reforzar el clientelismo y ser un instrumento de la interna oficialista.

¿Por qué sólo el 20% habría cumplido con el presentismo y la productividad y, en principio, el 80% no?

¿Cómo se mediría la productividad en cuadrillas que pintan cordones, barren o arreglan calles, pintan paredes de escuelas o hasta ponen inyecciones en un hospital?

Se trata de un ajuste por congelamiento de la gran masa de 120 mil familias.

La cosa es tan clara que hasta los movimientos hiper-kirchneristas, como el Evita de Pérsico, a través de su Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) -a quienes Garré no podría denunciar por desestabilizadores-, denunció «discriminación» por el aumento y el «dedo» para otorgarlo, y hasta llamó a «tomar medidas de fuerza en los próximos días».

Las organizaciones venimos luchando hace más de un año y medio por el aumento de este ingreso, congelado desde 2009 en 1.200 pesos. Hicimos petitorios, marchas al ministerio, acampes y piquetes que levantaron el reclamo de equiparación con el salario mínimo legal vigente (hoy en 2.300 pesos), tomando en cuenta que desde su creación viene perdiendo, con la inflación, el 50% de su poder de compra.

El gobierno rechazó sistemáticamente el reclamo, con el argumento de que no era un trabajo y no había salario, sino un ingreso fijo -como si eso lo eximiera de ser el único sustento de familias enteras.

La única voz que se escuchó desde el gobierno, la de Garré, marca la línea de criminalización y judicialización que vienen transitando los K.

El piquete, que reclamó durante más de seis horas con miles de compañeros, se fortaleció en el transcurso del día con el apoyo de una columna de la CCC en el piquete de Rivadavia y General Paz, que no formaba parte de la convocatoria original, pero fue recibida con aplausos. También hubo llamados y mensajes de compañeros del FPDS y otros grupos piqueteros saludando la acción.

Al caer la tarde, en asambleas coordinadas en los tres cortes, se resolvió levantar la medida y convocar para el próximo miércoles a un plenario conjunto de delegados de cuadrilla, activistas y organizaciones para continuar, ampliar y profundizar el plan de lucha por aumento para todos, sin clientelismo.

En esta nota

También te puede interesar: