04/07/2020

La jornada nacional de lucha de la docencia universitaria en la UNLu

Paros y apagones virtuales.
Por Patricio Grande Secretario adjunto (por la minoría) de la Asociación Docente de la Universidad Nacional de Luján

Los y las docentes de la Universidad Nacional de Luján nucleados en el sindicato Adunlu protagonizamos el viernes 3 una jornada de lucha nacional con paros y apagones virtuales en reclamo de aumento salarial; contra la precarización laboral en curso derivada de la virtualización forzosa; en rechazo al reciente acuerdo paritario firmado por las burocracias sindicales del sector y el gobierno nacional/CIN (Consejo Interuniversitario Nacional); por la defensa del convenio colectivo; en rechazo a la fragmentación del aguinaldo y por un inmediato aumento del presupuesto para universidad, ciencia  y técnica.


La medida se desarrolló el viernes 3 de julio y alcanzó a los/as docentes de todas las sedes y centros regionales de la Unlu (Luján, San Miguel, Campana, San Fernando, Caba y Chilvicoy). Cabe destacar que se trató de la primera medida de fuerza nacional impulsada por la Federación Conadu Histórica durante la emergencia sanitaria por el Covid-19 (también contó con la importante adhesión de la Coad-Rosario, gremio de base de la Conadu).



El paro tuvo una importante adhesión entre la docencia de la Unlu y concitó, además, la atención de la prensa local y regional. En Luján esta medida fue votada mayoritariamente por la última asamblea general de Adunlu (el oficialismo, la lista Violeta, votó en contra de realizar cualquier acción de lucha) y se suma así a la gran lucha que venimos desarrollando desde el inicio del cuatrimestre contra la virtualización forzosa, por la defensa integral de nuestras históricas y recientes conquistas y por una universidad pública al servicio de la clase trabajadora. No queremos una universidad que flexibilice a sus trabajadores ni que expulse a sus estudiantes.



Vamos por nuevas asambleas


Necesitamos que en Adunlu continúe y se profundice el método de deliberación asambleario para arribar a la toma de decisiones colectivas que serán fundamentales para enfrentar lo que viene en el corto y mediano plazo. Estamos ante momentos críticos donde se definirán buena parte de nuestras cuestiones laborales esenciales para, al menos, la segunda parte del año: la recuperación o la caída de los salarios, las condiciones más elementales para el dictado de clases presenciales o remotas, qué hacer frente a los exámenes finales y la fundamental lucha por un presupuesto para el desarrollo de la enseñanza y la ciencia.


Todas cuestiones centrales y urgentes que amerita de prontas deliberaciones asamblearias para formar opinión y posición colectiva, en la perspectiva de construir desde abajo, y con una profunda mirada y solidaridad de clase trabajadora, un plan de lucha nacional de la docencia universitaria cimentado sobre la base de la independencia política y gremial de los gobiernos, las gestiones universitarias y de todas las burocracias sindicales.




 

En esta nota

También te puede interesar: