Sindicales

15/5/1997

|
539

La lista Amarilla unifica a la oposición para volver a tener un sindicato

En la seccional Morón del SUTEBA se ha dado un paso importantísimo en el camino de la recuperación de la organización sindical para los docentes. El conjunto de la oposición, la lista Rosa (TD), la Azul y Blanca, compañeros que integraban la hoy inexistente lista Naranja, docentes del radicalismo e incluso del Frepaso, compañeros independientes y los integrantes de los autoconvocados, que durante el 96 lideraron la lucha contra la reforma educativa en el distrito, han conformado una lista unificada de oposición a la conducción celeste, la lista Amarilla.


La seccional SUTEBA de Morón está completamente vaciada, con ficciones de asambleas y carente de cualquier vida sindical. Como muestra basta un botón: en la última asamblea ordinaria de Memoria y Balance, 13 personas, a escondidas y de apuro, antes que llegara la oposición, votaron en 10 minutos los 6 puntos del temario. Todo un signo de debilidad y descomposición. Así garantizaron controlar totalmente la Junta Electoral. Como contracara de esta situación, durante el año 96 se estructuraron fuertes movimientos de autoconvocados en Hurlingham e Ituzaingó, que convocaban mayor cantidad de docentes en sus asambleas y movilizaciones que el propio sindicato, convirtiéndose de hecho en una referencia obligada y en un canal concreto para organizar la lucha por las reivindicaciones. Toda esta experiencia ha madurado hoy en la conformación de la lista Amarilla.


La lista se ha pronunciado públicamente contra la política de hambre, entrega y desocupación de Menem-Duhalde, que se expresa en la destrucción sistemática de la educación; por la derogación de las leyes Federal y Provincial de Educación; por la defensa de la educación pública, gratuita y laica; por el aumento del salario docente y por la defensa de las condiciones de trabajo; no a la derogación del Estatuto del Docente; por un sindicato para todas las ramas y de puertas abiertas a TODOS los docentes; por la defensa de la voluntad de autonomía de los docentes de Hurlingham e Ituzaingó.


En apenas 10 días se han juntado casi 500 avales (se requieren 90), recogiendo la adhesión de escuelas completas. Esto suscitó la desesperación celeste, que salió a recorrer escuelas diciendo que valía el doble aval con el objetivo de impugnar los de la Amarilla.


Sin dudas, está en marcha un importante reagrupamiento del activismo, con posibilidades ciertas de recuperar la seccional Morón, que junto con La Matanza representaron históricamente el corazón de la lista Celeste.


Ya se han resuelto los próximos pasos a seguir: el 18 de mayo se realizará un almuerzo de lanzamiento de la campaña electoral. Los próximos objetivos serán llegar con la propaganda a todas las escuelas y conseguir 130 fiscales para cubrir todas las mesas de votación, garantizando así que se imponga la voluntad de los docentes. En Morón, la lista Amarilla se ha propuesto firmemente que los docentes vuelvan a tener un sindicato y una dirección de lucha que defienda sus intereses y reivindicaciones. Tribuna Docente impulsa con todo esta perspectiva.