29/05/2014 | 1316

La lucha ejemplar de los trabajadores de Calsa

calsa (2)

La lucha de los trabajadores de Calsa se prolonga en el tiempo pero no pierde firmeza; esto a pesar que los descuentos son muy fuertes, luego de más de 20 días consecutivos de paro.

Con el objetivo de amplificar el reclamo, los trabajadores realizaron un corte en el Puente Pueyrredón por la reincorporación de todos los despedidos, junto a los despedidos de Shell, y con el acompañamiento de varias organizaciones políticas y delegaciones obreras, entre ellas la Coordinadora Sindical Clasista, la Junta Interna de Kirmberly Clark, varios trabajadores de Mascardi, Sitraic, Morvillo, entre otros.

El corte dio una inyección de energía a los compañeros que sostienen un paro total de la producción, acampando y bloqueando los portones de la fábrica. Ante los medios, y con gran repercusión, los compañeros defendieron el sustento de 60 familias, frente a la multinacional Calsa, que sigue embolsando grandes beneficios.

En la audiencia que se realizó ese mismo día, la patronal propuso reincorporar a una mayor cantidad de despedidos, 14 sobre 22. Los trabajadores reafirmaron el reclamo de reincorporación de todos y continuaron con el paro y el acampe.

El sindicato de la alimentación no acompañó la medida y rechaza incorporar el reclamo de la reincorporación de los despedidos a la negociación paritaria.

Es necesaria una acción de lucha del conjunto de los trabajadores de la alimentación, en solidaridad con los trabajadores de Calsa, y una asamblea general de los trabajadores de la alimentación de Capital y el conurbano.


Emiliano Bonfiglio

También te puede interesar:

Según los datos de septiembre publicados por la Oficina de Presupuesto del Congreso.
El Polo Obrero, junto al Frente Piquetero de Lucha, planteó una salida al crecimiento de la pobreza.
Cortes en siete accesos a CABA y en todo el país. Manifestantes avanzaron hacia Desarrollo Social tras horas de bloqueo de las fuerzas represivas.
El único mensaje que escucha el gobierno es el de los capitalistas.
La inflación sigue deteriorando poder de compra de salarios, jubilaciones y asistencia social.