07/01/2018

La Matanza: Metalúrgica Rapi-Estant en conflicto 

Por Natalia

Desde el martes 2 de enero trabajadores de Rapi-Estant mantienen paradas  las tres plantas y ocupada la planta de Isidro Casanova en reclamo del pago quincenas adeudadas, del bono acordado con la CGT para el gremio metalúrgico y del aguinaldo. Desde hace meses, además, quedaron sin la cobertura de la obra social. 

A fines de 2013, la empresa había despedido a 67 operarios y los trabajadores realizaron varios cortes de ruta y de vías. El grupo Servas compró la planta en 2014, redujo a la mitad los salarios con la promesa de regularizarlos en los inmediato. Lejos de eso, son frecuentes los retrasos en las quincenas y se agravó el cuadro frente a las fiestas de fin de año.


 En septiembre del año pasado, el grupo Servas echó a 14 empleados que luego fueron reincorporados. Los trabajadores que se encuentran tomando la planta realizaron dos cortes sobre ruta 3 y Cristiania. El primero logró destrabar el pago de una quincena y para el corte del jueves 4 esperaban el depósito de la quincena corriente, cosa que no ocurrió.  



La empresa tiene 170 trabajadores, el grupo Servas está desviando en este momento el trabajo de Rapi Estant a otras metalúrgicas, la empresa se dedica a la fabricación de grandes estanterías para supermercados. Los trabajadores están ahora a la espera de una reunión que mantendrán el lunes con la Secretaría de Producción de La Matanza -conducida por Débora Georgi, ex funcionaria de la Alianza y de los gobiernos K-, el sindicato y el grupo Servas, mientras continúa el paro y la toma de Casanova.


  

Una delegación del Partido Obrero se acercó a la planta de Casanova, para llevar la solidaridad a las familias de Rapi Estant, este fin de semana seguiremos concurriendo para ayudar a la moralización del conflicto, no tenemos expectativas en el Municipio y exigimos el pago inmediato de las quincenas, bonos y aguinaldos adeudados por Servas.  

 

En esta nota

También te puede interesar:

Arrancada con la lucha estudiantil, impulsada por las juventudes piqueteras.
Una familia contaminada con glifosato alerta sobre el peligro de las fumigaciones en los campos de soja linderos.
La juventud necesita rebelarse por su futuro, pero la salida es por izquierda.
Participaron familiares y trabajadores de la “Almafuerte” con su cuerpo de delegados.