30/11/2000 | 690

La tablada: 88 días de huelga de hambre

Por Freddy

El viernes 24, la Cámara de Casación Penal resolvió denegar la segunda instancia judicial a los presos políticos de La Tablada. De esta manera quedó agotada la vía judicial y la huelga de hambre entra en una nueva etapa.


El falló llegó antes al diario La Nación que a los abogados de los presos, quienes -según nos dijeron- se enteraron del dictamen por el diario. Esta irregularidad procesal no es más que otra manifestación de la continuidad de la política de impunidad frente la represión. La metodología de la ‘justicia’ fue una suerte de provocación alevosa en el día del paro y tiene un hilo de continuidad con los juicios truchos que condenaron a la cárcel, once años atrás, a los compañeros del MTP.


Con este fallo se han terminado de pronunciar los tres poderes del Estado a favor de mantener a los presos de La Tablada como rehenes políticos. De la Rúa había denegado reiteradas veces la posibilidad de un indulto o una conmutación de penas. El Congreso boicoteó la modificación de la Ley de Defensa de la Democracia, que impide una segunda instancia judicial.


Los presos han decidido continuar la huelga de hambre que iniciaron hace casi 90 días. Los medios de prensa se esforzaron por señalar la presión de un sector de los organismos de derechos humanos para que los huelguistas levanten la medida. Han tratado de demostrar que están fuera de peligro porque el gobierno los mantiene «a suero». Pero el suero sólo evita su deshidratación, mientras ya perdieron el 25% de su peso; las arritmias y las complicaciones son cosa de todos los días. Antes los compañeros tomaban calditos, ahora ya no lo hacen más. De proseguir, el ayuno -aún en estas condiciones- conduce ineluctablemente a la muerte. Los presos internados en los hospitales son conscientes de esta posibilidad, por eso han resuelto que una compañera que tiene un hijo deje el ayuno. Los próximos quince días son cruciales.


El Partido Obrero reclama la libertad inmediata e incondicional de todos los presos políticos de La Tablada. No esperemos a que el gobierno se haga cargo de una tragedia irreparable. Movilización popular para arrancar a los luchadores del Mtp de las garras del Estado opresor. La perfidia, el cinismo y la responsabilidad criminal del gobierno deben ser derrotados por la movilización de las masas.