30/08/2012 | 1237

La voz de los huelguistas

“El primer paso es el reconocimiento de nuestra personería”

Luego de la huelga de los diez días, la crisis del subte no se ha cerrado. La reunión tripartita, del gobierno porteño y el bonaerense con Randazzo para resolver sobre el transporte metropolitano, quedó empantanada por el diferendo sobre el subte de kichneristas y macristas. Lo que se habría liberado son los fondos depositados por Nación, a efectos de evitar un nuevo conflicto por el pago de sueldos. No hay certezas sobre la paritaria y el aumento salarial para los trabajadores. Es hora de hablar con los protagonistas de la lucha. Entrevistamos a Charly Pérez, delegado histórico del Taller Rancagua, y a Christian Paletti, delgado del Taller San José de la Linea C.


-¿Cuáles fueron los elementos más destacados de la huelga?


Christian: En principio, destacar los diez días de huelga por parte de los trabajadores, poniendo el cuerpo en un plan de lucha por nuestras paritarias (28% de aumento, licencias y reivindicaciones de sectores). Luego, la pelea entre los dos gobiernos para ver quién carga con el peso de los ajustes: aumento de tarifas, ataques a las condiciones laborales, paritarias a la baja. Ninguno quiere hacerse cargo de quince años de vaciamiento.


Finalmente, fue de mucho peso el papel de la comisión directiva de la AGTSyP, que se sumó a la campaña de los K, con el slogan “Macri, hacete cargo”. Así, la lucha paritaria quedó subordinada al reclamo por el traspaso del subte a manos de ese derechista privatizador. Con esa línea, la huelga empezó a entrar en un callejón sin salida.


Charly: El primer plan de lucha en mayo había desembocado en la resolución de un paro por 36 horas. Pero la directiva adhirió a la suspensión hasta agosto, acordada por la UTA, Metrovías y gobierno, por una suma fija a cuenta. Esto provocó un rechazo de la base, que quería una paritaria y no compromisos precarios, y estaba dispuesta a profundizar la medida. Fue una salida a favor del gobierno que trataba de evitar un paro general del subte en medio de la crisis económica y de su pelea con el macrismo.


-¿Cuál fue el resultado de la huelga?


Christian: La situación fue muy frustrante, el paro se volvió monótono y estático. Ni Macri tomaba el subte ni el gobierno nacional intervenía y la huelga no se levantaba porque no había resultados. Entonces apareció un acta precaria, un acuerdo no paritario con Metrovías y la Ciudad, resignando el tema salarial y centrado en licencias y categorías.


Ya desde marzo, cuando venció nuestra paritaria, veíamos una conducción predispuesta a la derrota, esquivando la lucha salarial y sin movilizar al gremio. Luego en mayo, aceptó una postergación de la tratativa, levantando un plan de paros que veníamos sosteniendo y otorgándoles tiempo a todos los actores del poder (Estado, patronal Metrovías), llevándonos a una situación mucho más compleja y que es lo que está pasando ahora.


Charly: El alineamiento con los K no ha dejado nada. Sólo el haber sido utilizados en una lucha entre patrones, con vistas a las elecciones de 2015. Se debería haber mantenido la lucha por la paritaria. El terreno del desgaste fue preparado incluso con las propuestas de Lubertino y la jueza Vergara. Fueron maniobras kirchneristas para salir por la tangente, evitarle al gobierno nacional hacerse cargo y sólo mantener una presión sobre Macri. El gobierno no le tiró ni un hueso a la conducción del gremio, a pesar de que fueron a la Rosada en medio de la huelga. El gobierno jugó al desgaste.


-Ustedes, ¿qué proponían?


Christian: Los activistas de ATM (Agrupación Trabajadores de Metrovías) proponíamos sacar la lucha a la calle, como por ejemplo acompañar el paro, a los días de haberse iniciado, con una gran marcha popular con diferentes sectores hacia ambos gobiernos, ya que ellos son los responsables directos que tienen que dar la salida a esta situación.


Lo que faltó fue una dirección con convicción de llevar a los trabajadores a la victoria en la lucha por el salario, en medio de una inflación aproximada del 30%.


-La base votó la suspensión de la medida…


Christian: Sí, la mayoría. Los compañeros estaban insatisfechos, pero no veían la salida, era una encerrona. Además, se dejó correr una división entre los que recibieron un aumento de categoría y los que no, en lugar de defender la unidad alrededor del programa votado por la base.


Charly: Los compañeros estuvieron con una moral alta, serena y decidida. Hay gran reserva de lucha en los trabajadores. La patronal y ambos gobiernos jugaron al desgaste y la desmoralización de los trabajadores, para sacarnos del escenario político, cuando se está cayendo el sistema de las tercerizaciones y los subsidios. No debemos ser carne de cañón de esos intereses.


-¿Una reflexión final?


Christian: Hay que ser independientes del Estado y de los dos gobiernos, para seguir organizando y luchando por nuestras paritarias. Asambleas en todos los sectores, ya que el trabajador de subte tiene la convicción de luchar por sus derechos e intereses, y que hoy es el 28%, las licencias y las mejores condiciones laborales.


Charly: En lugar de jugar en la pelea patronal, los trabajadores tenemos que luchar por el control de los trabajadores, con poder de veto sobre el destino de los fondos y el funcionamiento del subte. Y el primer paso fundamental es el pleno reconocimiento y la personería gremial, que no es más que aceptar lo evidente: que la AGTSyP es la organización que los trabajadores del subte reconocen como su sindicato.

También te puede interesar:

Superexplotación laboral, naftazos, y aumentos salariales desfasados de la inflación.
Fortalecer y profundizar la lucha “autoconvocada”
Abramos el debate en todos los sectores para rechazar este acuerdo inconsulto.
Lo declaró un plenario de delegados de la AGTSyP.