El ‘sistema cooperativo’ se ha extendido en el gremio del pescado a un 70% de los trabajadores en actividad. Sabiamente, los obreros del pescado de Mar del Plata han bautizado a este curro patronal como las ‘coopetruchas’.


Las ‘coopetruchas’ son un infierno para los obreros y una avivada para los capitalistas que pagan en negro y desconocen la relación laboral existente tanto como la antigüedad que corresponde. Según la revista Redes —órgano de la Cámara Patronal del Pescado— las razones para el “salto exportador del 95” habría que buscarlas en los ‘estímulos’” del gobierno (subsidios y reembolsos), pero principalmente en los convenios por productividad y en la ‘cooperativización’ de casi todo el sector.


Resistencia obrera


El rechazo a este sistema negrero se está generalizando.


En Sur-Trade, luego de una larga lucha, la Subsecretaría de Trabajo tuvo que reconocer que se estaba trabajando en negro y en consecuencia la patronal debió hacerse cargo de la deuda jubilatoria. Krill-Coop, Punta Grilla, Marfil, Los Acantilados, Venceremos, FP, Posadas, son algunas de las ‘cooperativas’ donde sus trabajadores han comenzado a enviar cartas-documentos para denunciar el trabajo en negro.


Saravia: Ley Pymes y otro fraude


Saravia y la burocracia del SOIP marplatense dejaron correr el ‘sistema cooperativo’ hasta fundir al sindicato y fracturar al gremio entre efectivos, contratados y cooperativizados. La negativa de Saravia a defender a los obreros cooperativizados —con el argumento de que ahora son ‘patrones’— revela hasta qué punto corrió la ‘plata dulce’ de las patronales y también el grado de corrupción de este burócrata menemista.


El saravismo es responsable de todos los males que sufren los trabajadores del pescado, incluida la quiebra de la obra social. Según Saravia, la obra social quebró por la baja cantidad de afiliados que quedaron después de haberse generalizado las cooperativas… Esto no le impidió en su momento truchar los padrones e inflarlos para consumar el fraude en las elecciones del sindicato (en meses, ‘desaparecieron’ más de 2.000 afiliados).


Por un convenio único para todos


los trabajadores del Pescado


Las empresas han acumulado superbeneficios a costa de la explotación obrera y del fraude cooperativo.


Este es el momento para organizar el movimiento de los ‘cooperativos’ y un cuerpo de representantes de las plantas en lucha para multiplicar la campaña de cartas-documento y las denuncias del trabajo en negro e ilegal. Un movimiento unitario y de conjunto con los efectivos, detrás del reclamo de un aumento salarial para todos y del convenio único para terminar con el curro ‘cooperativo’ y los convenios por planta. La meta es arrancar un plan de lucha y la Asamblea General para reconquistar el Convenio Único.

También te puede interesar:

La clase capitalista considera insuficientes los beneficios proyectados en la absorción de los planes sociales.
El organismo publicó el informe estadístico sobre el empleo en el país.
Pongamos en pie una agrupación clasista de trabajadores de la construcción para enfrentar la creciente precarización laboral.
La lucha del pueblo fueguino arranca una conquista histórica.
Frente al hundimiento de la embarcación “Repunte”.