03/08/2006 | 957

Las puertitas abiertas del señor Sosa

Respuesta de la Naranja al secretario de comunicación de la UTPBA
Agrupación Naranja de Prensa


En una entrevista radial que reproduce Argenpress, el responsable del área de comunicación de la Utpba, Héctor Sosa, lanzó un brutal ataque contra los trabajadores de Télam para desviar la atención sobre su criminal ausencia en la huelga de 38 días que los trabajadores llevaron adelante contra el despido de dos compañeros.


Sosa sostiene que no respaldó el reclamo de los trabajadores de la agencia “porque no se debe representar a quienes no quieren ser representados”.


Sin embargo, cuando el año pasado los trabajadores de Télam se movilizaron masivamente hacia el sindicato para solicitar a la conducción que los “represente” con el llamado a paritarias, la respuesta de la directiva fue que “la Utpba no representa a fascistas ni a patoteros sindicales”.


Entonces, ¿cómo es?


Es así: según Sosa, “la Utpba participa de conflictos siempre y cuando los trabajadores y su comisión interna trabajen junto al gremio”. Es decir que sólo interviene en aquellas luchas que son manipuladas por sus acólitos.


¿Puede haber una confesión más podrida?


Sosa hace cabriolas y atribuye a “influencias del lopezrreguismo” que una asamblea en el año 2001 votara “por mayoría que la Utpba no sea la entidad que los represente”. (“¿Y por qué no a las de Juárez Celman?”, ironizó un compañero de la agencia.)


Es falso. En aquella oportunidad, la Utpba fue declarada “persona no grata” porque firmó con Darío Lopérfido y otros funcionarios del gobierno de la Alianza un acuerdo a espaldas de los trabajadores por el que le daba vía libre al multimedios privatizador y liquidacionista contra el cual los compañeros venían librando una gran lucha. Los trabajadores de Télam ganaron la pulseada y la Utpba se borró del mapa.


¿Dónde se ha visto, además, que las ideas “lopezrreguistas” prevalezcan entre 400 trabajadores que van a la huelga contra dos despidos? López Rega reventaba huelgas, entre otros menesteres. ¿Los compañeros que luchan solidariamente contra los despidos son sus herederos?


¿Y si fuera cierto? ¿El sindicato que todos los días realiza un homenaje al Che y va y viene de Cuba (con nuestra guita) no interviene? ¿Los deja solos para que sigan siendo, de esta manera, un ariete contra todo el gremio?


El secretario de comunicaciones de la Utpba concluye su magnífica pieza con un toque de fino analista: “El problema de Télam no es gremial, es político”. Sosa: los trabajadores estamos llenos de problemas políticos, pero el principal lo tienen ustedes, que se han pasado con armas y bagajes al gobierno para conseguir todo tipo de prebendas y para poder sobrevivir bajo su ala como una dependencia del Ministerio de Trabajo.


Llamamos a todo el gremio de prensa a pronunciarse contra este agravio.

En esta nota