18/09/2014 | 1332

Lear: 100 días de lucha, y serán más

El conflicto de la autopartista Lear sigue en pie por la reincorporación de los despedidos que siguen la pelea y por el restablecimiento del cuerpo de delegados que fuera electo en forma democrática. Después de la embestida de la Gendarmería de Berni y de la patota de Pignanelli, ahora el ministerio de Tomada se ha hecho cargo de dar largas al reclamo.

El jueves pasado, una gran movilización de luchadores sindicales y partidos de izquierda acompañó a los delegados, junto a los despedidos. Sólo se logró el compromiso de mandar una inspección oficial acerca de las condiciones de hostigamiento en que deben trabajar los delegados.

La patota y los caranchos

Dentro de la planta, la patota del Smata se ha adueñado de los pasillos y de la línea de producción, algo que no incomoda para nada a la patronal. Con el guiño de la empresa atacan sistemáticamente a los delegados, quienes fueron encerrados por la empresa en una jaula de 2×2, para que no tomen contacto con sus compañeros. El mismo día en que fue forzada, sin embargo, a quitar la jaula, la patota agredió a los delegados en la planta a empujones y con amenazas.

La lucha sigue en pie

La empresa ha remitido nuevas cartas documento a los despedidos, para intimarlos a aceptar los despidos a cambio de un aumento de las indemnizaciones. Los compañeros rechazan incesantemente esta variante, exigen la reincorporación. Se prepara una nueva jornada de lucha y movilización al ministerio.

La reincorporación de los 45 compañeros -que hace más de cien días están llevando adelante esta lucha- es una barrera para frenar el conjunto de las suspensiones y despidos en el conjunto del país.


Don Ald

En esta nota

También te puede interesar:

Se trata de un testigo protegido que denunciaba hostigamiento desde el viernes.
El nuevo spot del ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.
Un acuerdo represivo de Frederic y Berni.
Una policía baleó a un hombre desarmado que habría intentado robarle