09/02/2017

Lección para Magnetto: Trabajadores de Zepita se solidarizan con la lucha de AGR


Ayer llegó a los trabajadores de AGR-Clarín uno de los apoyos más importantes: el de sus compañeros de la planta Zepita. Zepita es la gráfica donde el Grupo Clarín imprime su diario. Desde que comenzó la ocupación de AGR, el gobierno, además de vallar la redacción del diario, ha colocado un esquema represivo alrededor de esa planta que todos los días los trabajadores deben atravesar para entrar a trabajar. Separar a los trabajadores de AGR de los de Zepita es una cuestión estratégica para el Grupo Clarín, no sólo para garantizar la salida del diario sino para evitar el "contagio". En Zepita reina la precarización laboral y la presión de la patronal es brutal. Los trabajadores carecen de una organización gremial genuina que defienda sus derechos. Por eso, el abrazo que los trabajadores de AGR impulsaron el 29 de enero a la planta de Zepita fue una de las medidas de mayor importancia de las realizadas durante lo que lleva el conflicto para quebrar el cerco que les impone la empresa. 


El hecho de que a pesar del terror patronal los trabajadores de Zepita sigan cotidianamente la pelea de sus compañeros, hayan logrado vender bonos para aportar al fondo de lucha e ingeniárselas para hacérselo llegar a los delegados de AGR habla del profundo alcance de esta lucha y la fuerza de la unidad de clase.


Magnetto y el gobierno nacional quieren imponer el cierre de Clarín para aleccionar a los trabajadores de su empresa y al conjunto de la clase obrera argentina, contra la defensa de sus derechos y la organización gremial, pero los trabajadores de Zepita han dado una lección de unidad de clase a Clarín y a Macri y Triaca. 


Compartimos la nota difundida por los trabajadores de AGR y la carta de los trabajadores de Zepita. ¡Viva la unidad obrera!


La lección es para Clarín


"Tomá, esto es para vos" le dijeron, y le estiraron un sobre y un papel. "Nos dijeron que te demos esto". Eran tres pibitos de unos dieciseis años, que se notaba que caían por primera vez a la planta ocupada. "Quién?" preguntó el delegado de AGR, agarrando ambas cosas. "No, no, no te podemos decir", respondieron nerviosos. "Dale, quién?" insistió, un poco entre risas, "no me jodan". "Nos tenemos que ir" y los tres salieron corriendo para perderse por Centenera. 

El sobre tenía plata y el papel era una carta firmada por los trabajadores de la gráfica Zepita.


A pesar de la represión y la cana rodeando la planta hace semanas, ahí, donde el terror patronal y la persecución es más fuerte, la solidaridad entre compañeros y la unidad de clase se abre paso. Porque AGR somos todos. Y más aún ellos.


Con este impulso, mañana con todo por el triunfo de AGR. 

Movilización y corte de ruta por la reincoporación de los 380 compañeros despedidos.


Gracias, compañeros de Zepita.


 


Publicado en página de FB Trabajadores de AGR


 


En esta nota

También te puede interesar:

Pablo Viñas, secretario general de la gráfica del diario que hoy despide 56 periodistas, fue embargado por la justicia penal.
Escribe Pablo Viñas, ex secretario general de la Comisión Interna.
Dialogamos con el delegado de prensa Alejandro Ontivero, recientemente efectivizado por la justicia, luego de años de hostigamiento de la empresa.