El 9 de agosto, la filial del Hospital Municipal Santojanni de la Asociación de Médicos Municipales (AMM) llamó a asamblea de profesionales. El presidente local, Dr. Palma, y el miembro del Comité Ejecutivo de la AMM, Dr. Iapichino, informaron sobre el estado actual del Proyecto de Reforma del Sistema de Salud (PRESSAL), presentándolo como un hecho incipiente, “no resuelto”, “no decidido aún”. El delegado ante el Concejo Central de la AMM, Dr. Zambrano, contrainformó señalando que en su opinión, el PRESSAL estaba en plena marcha. Si bien es cierto, como dijeron los informantes, que el débito automático a las cajas de Seguridad Social (obras sociales) no funciona bien (por el vaciamiento del propio gobierno), no es verdad que no ande en absoluto. Anda en parte.Y el hospital autogestionario (HPA) no sólo es el débito automático, es el hospital arancelado, con exclusión de pacientes indigentes, es decir, de la inmensa mayoría, sobre todo del conurbano. Al Santojanni asisten en un 90% pacientes del conurbano, el porcentaje más elevado de toda la Capital.


A continuación, el Dr. Fryc, también delegado al Concejo Central de la AMM, mocionó el rechazo directo del Proyecto y asumir el compromiso de no aceptar ninguna injerencia de los funcionarios del Banco Mundial que, so pretexto de un crédito de 25 millones a la Municipalidad de Buenos Aires, pretenden decidir la vida y obra de los hospitales municipales, crear mini-redes de 5 hospitales como el PRESSAL y, en fin, contribuir a la destrucción de los restos de la salud, como ya hicieron con las AFJP y la jubilación. Fryc insistió sobre todo en que sin la participación médica no pueden imponer ni el PRESSAL ni el hospital de autogestión.Y que si de esta política surgieran daños concretos a la salud de la población, el costo judicial se atribuirá al Banco Mundial y al FMI.


Esta moción, unánimemente votada, será llevada al próximo Consejo Central (asamblea de delegados de la AMM) por nuestra delegación.

En esta nota

También te puede interesar:

Que se garanticen de manera gratuita para la población trabajadora.
Panorama político de una semana “movida”.
El gobierno sale a poner parches, habilitando la venta de estos tests sin ninguna utilidad diagnóstica.
Largas cuadras de fila para hisoparse, unidades y testeos insuficientes y personal de salud precarizado.
¿Una mejora o un ajuste encubierto de la salud pública local?