13/04/2000 | 662

Los aceiteros pueden dar un paso adelante

El sindicato aceitero (SOEA) del Departamento San Lorenzo, ha lanzado un petitorio que redama la discusión de un convenio colectivo zonal con todas las patronales.


Desenganchados hace tiempo de la Federación, regenteada per la burocracia de Casabella, lograron luego un aumento del 17% por sobre la miserable escala salarial de convenio. Pero, lógicamente, esto no alcanza para cobrar salarios de bolsillo que permitan al obrero aceitero una vida mínimamente digna.


Durante los últimos años se fueron celebrando acuerdos con las patronales por separado, lo que llevó a un enorme desfasaje en los sueldos que pagan las distintas patronales (entre las mejores pagas, como La Plata Cereal, y la peor, Vicentín, la diferencia llega casi al 300%).


La actual conducción del SOEA proyecta a través de este convenio colectivo zonal equiparar el sueldo mínimo conformado, unificándolo para todas las fábricas; la idea es obtener unos 650 pesos para la categoría mínima.


Si bien el aumento para los obreros más postergados se reflejaría en aumentos de bonificaciones, de lograrse este redamo se terminaría en parte con la injusta diferencia salarial y con un paso práctico de enorme relevancia para el resto de los gremio del Cardón Industrial de San Lorenzo, al establecer una barrera cierta al avance de la flexibilización Laboral y la reforma de la Alianza-PJ.


Paralelamente, los partidos gobernantes, en contubernio con la burocracia de la Federación, intentan dividir al SOEA instalando desde hace un mes atrás un sindicato fantasma paralelo disfrazado de Obra Social, que cobra solamente 5 pesos fijos por afiliado para las mismas prestaciones que implican un descuento del 3,5% en los afiliados al SOEA. Recordemos que también las patronales, en muchas plantas (las mejores pagas), presionan en forma directa encubierta para que los obreros no se afilien al SOEA, amén de pasarlos por unos pesos de más a mensualizados con la expresa condición de mantenerlos al margen de la organización sindical, a lo que se agrega la contratación de empresas privadas tercerizando los trabajos y puestos fijos de las tareas más riesgosas o insalubres.


Frente a la actual cosecha y la necesidad empresaria de producir a pleno, por ahora demorada por di paro patronal de las cámaras del transporte, este es el momento oportuno de lograr una mínima restitución de las fabulosas ganancias acumuladas por estas patronales en los últimos diez años.


En estas paritarias se puede y se debe ganar en un mínimo paso adelante para el bolsillo de los obreros aceiteros, pero que implicara un gran paso para el conjunto de los trabajadores. 650 pesos de básico mínimo y efectivización de los contratados: éstas son las consignas.

En esta nota

También te puede interesar:

De este modo coloca el salario inicial por encima de los $110 mil, en línea con la canasta familiar.
Que la crisis de Vicentin no la paguen los trabajadores.
Luego de 7 meses de lucha el aceitero Lucas Suárez es reinstalado en su puesto de trabajo.
La CSC llevó su solidaridad al conflicto que ya lleva 21 días de continuidad.