Sindicales

28/2/2008

|
1027

Los obreros de Mafissa ocuparon la fábrica

Contra los despidos y el lock-out patronal


El lunes 18, los obreros de la textil Mafissa ocuparon la fábrica para enfrentar el lock-out patronal y para luchar por la reapertura de la empresa con todos los trabajadores despedidos y suspendidos adentro. Lo hicieron después de haber rechazado un acta negrera, firmada entre la empresa y la burocracia de la AOT, que dejaba definitivamente afuera a los 103 despedidos en diciembre.

La ocupación de la planta, que está acompañada por un campamento obrero y popular que se ha convertido en un gran centro de solidaridad material y militante con los huelguistas, es un hecho de enorme magnitud y un punto de viraje fundamental en este largo conflicto que ya lleva tres meses.

El entusiasmo que despertó la ocupación le ha dado nuevos bríos a esta lucha. Se ha ocupado en defensa de los puestos de trabajo en un acto de legítima defensa. Es la empresa la que ha violado todo. Como denuncian los obreros de Mafissa, el lock-out no responde a una cuestión "productiva". El patrón Curi cerró la planta y sustituyó la producción por la importación de las fibras para cumplir con los contratos contraídos. Mafissa es un gran pulpo con responsabilidad directa en el abastecimiento de fibras para el 80 por ciento del mercado interno. Todo el accionar de la patronal negrera de los Curi (acusada por su colaboración con la dictadura y por haber hecho de la fábrica un verdadero chupadero de obreros) tiene como propósito atacar con saña la organización de los trabajadores que recuperaron en su momento la comisión interna e impusieron el pase a planta de los contratados.

La ocupación ha golpeado fuertemente a la patronal, que apostaba al desgaste y división de la fábrica. Ha sido también un golpe para la burocracia de la AOT, que fracasó en montar una asamblea trucha en Capital para legitimar el acta vergonzosa y "justificar" de esta forma el desalojo judicial o una eventual "recuperación" de la fábrica por la patota del gremio. Fracasó también el gobierno y el Ministerio de Trabajo, que apañan a Curi pese al accionar ilegal de la empresa.

Con la ocupación se ha dado un nuevo impulso a la lucha; se organizaron las "mujeres y familiares de Mafissa" que marcharon en La Plata. Pero también se han acentuado las provocaciones y maniobras de la empresa y la burocracia de la AOT. Por un lado, Curi hizo una denuncia ante la Justicia por "usurpación" con la intención de que se proceda al desalojo; por el otro, la patota de la AOT amenaza con "recuperar" la fábrica por la fuerza. Es un hecho que la ocupación y la reacción obrera han confundido a la patronal, que no las tiene todas consigo. Recientemente se firmó otra acta que dispone el pago de 400 pesos para los suspendidos luego de que éstos fuesen suspendidos sin goce de sueldo.

La nueva etapa abierta con la ocupación plantea reforzar la lucha haciendo del Boletín de Lucha un nexo permanente para los 450 trabajadores y sus familias , y para difundir las medidas e iniciativas de solidaridad y defensa de la permanencia obrera.

 El Partido Obrero, que está en la primera fila de la solidaridad militante con la ocupación, saluda la iniciativa de las Mujeres de Mafissa y plantea extenderla y ampliarla convocando a un Gran Acto Obrero y de Lucha en las puertas de Mafissa junto al Astillero, al Suteba La Plata, al activismo combativo, los centros de estudiantes, la Federación Universitaria, las organizaciones piqueteras, de la mujer trabajadora y de derechos humanos.

¡Viva la ocupación! ¡Todos por Mafissa, todos a Mafissa!