31/08/2017 | 1472

Los trabajadores de Clarín rechazan aprietes patronales para aceptar retiros

Reclamaron también la aparición de Santiago Maldonado


La asamblea de trabajadores de AGEA-Clarín “votó de forma unánime el apoyo incondicional a los compañeros intimados por distintos jefes para que adhieran al retiro ‘(in)voluntario’ y el rechazo a esas presiones. Las interpretamos -dice un comunicado de la Comisión Interna- como veladas amenazas de despidos”. Se planteó iniciar una campaña bajo las consignas «Sin periodistas no hay periodismo” y «Basta de retiros (in)voluntarios». 


 


Este nuevo rechazo mantiene una línea de continuidad con las medidas de lucha del año pasado (quites de firmas, cortes de calle, cacerolazos), una rebelión interna que tuvo como lema: “Pagame por quedarme y no porque me vaya”.


 


La política de los retiros voluntarios, que se cuentan por cientos dentro de las redacciones de Clarín, acompaña el plan de la ‘convergencia’: se trata de un esquema que, bajo la bandera de la “vanguardia tecnológica”, multiplica la producción con menos trabajadores, precarizados y multifuncionales, en medio de la coexistencia del formato papel y la web.


 


En la naturaleza de este modelo hay un proceso de descalificación del oficio periodístico. La política de la ‘convergencia’ no es producto del extraordinario avance de la ciencia y la tecnología, sino una reorganización de los medios masivos de comunicación como rescate capitalista ante la crisis.


 


Esta ofensiva de la patronal de Clarín se enmarca en un ataque de las patronales en todo el gremio, con despidos en el grupo Crónica de los Olmos; el cierre del Buenos Aires Herald; el vaciamiento en Radio del Plata; la falta de pago del aguinaldo en Perfil; el retraso y la censura en Ambito Financiero; la falta de pago del aumento salarial de convenio en Página/12 y, más allá de Buenos Aires, con los despidos en el diario Los Andes de Mendoza.


 


Tras la importante jornada de lucha del Sipreba en todas las redacciones durante la primera semana de agosto -con asambleas y reclamos- es necesario sumar más fuerza con la convocatoria a un nuevo plenario abierto de delegados y trabajadores de prensa para decidir nuevas medidas de lucha de conjunto en el gremio.


La asamblea, además, reclamó la urgente aparición con vida de Santiago Maldonado. Lo hizo a través de una foto colectiva, tomada en medio de la redacción, con carteles que apuntaban: “¿Dónde está Santiago Maldonado?”.


 


El pronunciamiento de los trabajadores de Clarín por Santiago -cuya desaparición forzada es responsabilidad de la Gendarmería de Patricia Bullrich tras la represión en Lof Cushamen-, vuelve a poner de manifiesto que los trabajadores de Prensa y las empresas en las que trabajan (las líneas editoriales, las operaciones políticas) no son lo mismo. Ahí sí hay una profunda grieta.

También te puede interesar: