06/09/2017

Los trabajadores ocupan la mina de Río Turbio


Los mineros de Río Turbio ocupan desde este mediodía las instalaciones para frenar un paquete de despidos y para reclamar la plena vigencia de su convenio laboral.


 


La asamblea convocada por la seccional Río Turbio de ATE (estatales) ha resuelto que el turno mañana se quede en las instalaciones y organizar un acampe en los accesos a mina 5, para controlar el ingreso y egreso de personas mientras se ha paralizado por completo la actividad.


 


La situación de la empresa Yacimientos Carboníferos Río Turbio (intervenida por el gobierno nacional) es de recorte tras recorte, despidos y retiros voluntarios; el interventor ha denunciado los convenios laborales de los cuatro gremios que actúan en la empresa (ATE, Personal Superior, Luz y Fuerza y La Fraternidad) y en la práctica está incumpliendo sus obligaciones convencionales en forma unilateral, ya que todos los gremios han rechazado negociar sus convenios a la baja.


 


Un nuevo grupo de despidos y la amenaza de otros 150 en lo inmediato fue la gota que rebalsó el vaso y llevó a la conducción de ATE a tomar esta iniciativa de lucha.


 


La seccional local de ATE está conducida por una lista independiente (multicolor), que asumió el mes pasado con el compromiso de frenar los despidos y los atropellos de la empresa al convenio. Se trata de su primer conflicto, en el camino de poner en pie un sindicato que venía por completo desmovilizado.


 


El programa de lucha votado en la asamblea, además de los temas urgentes ya mencionados, reclama la figura legal de la empresa como una carboeléctrica estatal, y la finalización de las obras de la usina para darle viabilidad productiva al yacimiento de carbón.


 


Élida Ramos, dirigente del PO y de la CTA de Río Turbio, estuvo presente en la asamblea llevando el respaldo. Se plantea organizar una movilización de conjunto en la cuenca carbonífera para apoyar a los mineros y levantar los reclamos de los municipales de ambos pueblos de la cuenca, que están en huelgas salariales, y de los hospitalarios y maestros, quienes también tienen  congelados sus salarios.


 


 


También te puede interesar:

El martes 27 se realizará una gran movilización al Ministerio de Educación.
En la reunión con los sindicatos, el gobierno se refirió a la crisis de deuda para justificar el congelamiento salarial.
Una jornada de lucha impuesta por abajo, en rechazo al ajuste y al FMI, pero con un operativo de la dirección para colocarla el campo del gobierno.
El gobierno recibe a la misión FMI con un “schock de confianza”: es necesario el inicio de un plan de lucha.