30/09/1998 | 602

M. Royo a punto de reventar

Por L.M.

La situación interna en la metalúrgica M. Royo es de extrema tensión. La planta produce caños sin costura que sirven para transportar líquidos y fluidos.


La empresa, a caballo de la convertibilidad, obtuvo ganancias espectaculares durante los últimos cinco años, mientras a los obreros los mantuvo con los salarios congelados. Hace unos pocos meses, sólo por la presión obrera, la CI negoció con la patronal dos premios pagaderos mensualmente en negro que sumaban 102 pesos.


La política de relaciones laborales diseñada por la dirección empresaria es de brutal explotación. 1) Humillación: maltrato verbal de supervisores y capataces; 2) Extensión de jornadas: imposición de jornadas de 12 o más horas, horas extras obligatorias, con sábados y domingo incluidos; 3) Rebaja indirecta del salario: la comida, que forma parte del salario, ha ido desmejorando en su calidad y cantidad (se rumorea que la patronal dejó de pagar el 40% de lo que le corresponde). Las condiciones de higiene y salubridad son muy malas en el comedor. El concesionario factura más de 9.500 pesos mensuales ofreciendo a cambio un pésimo servicio que ha llevado a los obreros a repudiar la situación no concurriendo al comedor; 4) Inseguridad: La ganancia de esa patronal está basada mayoritariamente en la inseguridad laboral más absoluta. Según datos oficiales durante el período que va de julio del 96 a julio de 1998 se produjeron 325 accidentes (170 en brazos, manos, piernas y pies, que incluyen seccionamientos parciales y/o totales de uno o varios dedos y 155 en la vista). Esta cifra de 3 accidentes mutilatorios semanales es el alto costo que la patronal le impone a su producción.


Ante las movilizaciones organizadas por la UOM hacia Plaza Congreso para protestar por la Reforma Laboral, la patronal descontó los 102 pesos de premios a los más de 120 compañeros que concurrieron.


En Ruta Sol el día del Metalúrgico hubo compañeros que le reclamaban a Lorenzo Miguel por los descuentos, recibiendo de parte de un custodio el señalamiento: «yo en mi empresa tampoco pagué el día de paro».


Ahora la patronal frente a los primeros indicios de la crisis capitalista ha lanzado una ola de rumores; a fin de mes se eliminará el turno tarde/noche y serán despedidos 30 obreros, y ha eliminado definitivamente los 102 pesos de premios y las horas extras, rebajando directamente los salarios.


Para conquistar las reivindicaciones y pararle la mano a la patronal, los activistas tienen que reagrupar a los mejores elementos de la fábrica.

También te puede interesar:

Se realizó la charla “Despidos en pandemia: género y precariedad”.
Mariana reingresó  a la escuela. Una primera victoria en una lucha que continúa.
¡Reincorporación ya de las dos profesoras!
Hoy se movilizaron al Ministerio de Trabajo reclamando mejores condiciones laborales.
En medio de la segunda ola y el pico de contagios.