01/07/1999 | 633

Mar del Plata: La rebelión portuaria se extiende a las escuelas

En el puerto de Mar del Plata, donde se vive una gran desocupación y marginación social, se suma además la aplicación de la Ley Federal de Educación que está haciendo estragos en la vida de la familia trabajadora.


La escuela Nº 64, en el corazón del barrio Juramento-Cerrito Sur, es un ejemplo de la destrucción educativa promovida desde el gobierno de Duhalde. Sin calefacción, con vidrios rotos, techos destrozados, dos inodoros para 1.200 alumnos, reducción de personal (gabinetes y talleres), después de años de esperar para que aprueben presupuestos y subsidios.


Pero ni los trabajadores del puerto, ni sus hijos, ni los docentes podían aguantar más esta situación.


El martes 22 se cortó la calle por iniciativa de los chicos del tercer nivel de EGB, con un gran apoyo docente y de todo el barrio. Los docentes se mantuvieron firmes tras una semana de paro: «no trabajamos hasta que no aparezca la plata y arreglen la escuela».


Lograron una rápida y primera victoria, ‘aparecieron’ 8.000 pesos, se va a nombrar un casero para seguridad de la escuela y se instalaron los baños. La tarea ahora es reclamar el resto de los subsidios, que ascienden a 40.000 pesos, la reimplantación del gabinete psico-pedagógico perdido por implementación de la Ley en 1998, la cobertura de cargos de artística en el primer ciclo y preceptores.


Para hacer esto realidad, está planteada la organización de la comunidad educativa, el control de los fondos y la coordinación con otras escuelas en la misma situación en la ciudad.


Ante la impotencia de la dirección Celeste del Suteba para defender los derechos de los trabajadores y la educación del pueblo, la lucha, en su forma de paro y movilización de la comunidad educativa… ¡¡rinde!!