20/12/2021

Mendoza: crece la lucha de los municipales de Guaymallén

Trabajadores fueron a paro contra un decreto salarial que impuso la comuna.
Delegado de Sitea Guaymallén
municipales de Guaymallén en asamblea

El intendente de Guaymallén (Mendoza), Marcelino Iglesias, decretó este mes un aumento miserable y en cuotas para los trabajadores municipales, muy por debajo de la inflación y lejos de recomponer salarios que se encuentran muy disminuidos.

En rechazo al decreto del intendente del municipio más poblado de Mendoza, y por la recomposición del salario, los trabajadores municipales fueron a paro este viernes en el marco de una gran movilización obrera.

Con un paro votado en asambleas el día jueves y paro y movilización el viernes a la explanada municipal, también votada en asambleas de los sectores de DOA, Obras por Administración y Espacios Verdes, se concretó el día viernes una jornada exitosa impulsada entre los trabajadores y los delegados de Sitea Guaymallén.

El ataque de patronal

El ánimo de lucha y tenacidad de la medida no pasó desapercibido por la patronal y la burocracia, al punto que utilizan la misma línea para deslegitimar el reclamo y la medida.

El vocero del intendente, Nicolás González, dijo en declaraciones públicas que “primero se daba el portazo antes de hablar”; que había “infiltrados del Partido Obrero” y que ellos daban aumento por decreto “para la tranquilidad de los trabajadores”, entre muchas otras mentiras que buscan atacar por derecha los reclamos de los trabajadores.

¿Cuáles son las intenciones de estas declaraciones? Con el argumento de los “infiltrados”, patronal y burocracia intentan dividir a los trabajadores. Si hay algo a lo que le tienen terror es a la unidad por debajo y el frente único de organizaciones (los une el espanto y el ajuste).

Intentan bajo todos los medios justificar un decreto que ajusta el salario de los municipales, como garantía para que siga impulsando al pie de la letra, en el municipio, el negocio de las empresas privadas y la privatización de los servicios. Santa Elena tiene cada vez más recorridos, la planta de camiones no se arregla, las obras civiles las hacen en su mayoría las constructoras, solo por poner algunos ejemplos.

Decretando un 30% no acumulativo y bonos en negro, la que da el portazo es la patronal. No existe nada más violento y autoritario, al coartar los derechos de los trabajadores, como el poder decidir cuál debería ser el aumento en una paritaria.

Al parecer, González no entiende que no estamos en el siglo XIX, los trabajadores tenemos derechos y libertad de organizarnos sindicalmente y unirnos con quien queramos y que no estamos “tranquilos” porque cobramos salarios de hambre, sufrimos persecuciones y hostigamientos y tenemos gran parte de nuestro salario en negro.

El comienzo del quiebre de la burocracia del SOEMG y la desesperación patronal

Las declaraciones de los voceros del intendente también expresan la desesperación por ver que la burocracia no contiene las bases.

Ha comenzado un proceso de quiebre con los directivos del SOEMG, que a diferencia de otras veces ve como referencia de lucha y organización el método clasista impulsado por los delegados de Sitea.

Es tan grande el repudio a los burócratas que se han tenido que retirar del conflicto haciéndolo público. Una oportunidad, pero también una gran responsabilidad.

Es tarea de los delegados clasistas no enfriar el conflicto, seguir manteniendo la moral alta de los trabajadores y organizar elecciones de delegados en todos los lugares donde no haya. La continuidad del plan de lucha y las acciones que busquen unificar a los trabajadores es vital.

El debate salarial y la lucha contra los objetivos políticos del Ejecutivo, como ser el ejemplo de las demás patronales y dar directivas de ajuste acordes a lo que reclama el fondo monetario, deben ser desarrollados.

Con esta perspectiva se viene una semana agitada y con desafíos por delante. ¡Arriba compañeros/as!

También te puede interesar: