29/12/2021

Mendoza: Suárez decreta mucho más que un bono en negro

Organicémonos para enfrentar el bono en negro y la política de ajuste del gobierno provincial sobre los trabajadores.

El gobernador mendocino Rodolfo Suárez anunció que pagará un ítem en negro a partir de enero y “a cuenta de futuras paritarias” a las y los trabajadores estatales de la provincia. Esto debe ponernos en alerta. Es que es el anticipo de que las “futuras paritarias” serán nuevamente a la baja, y al mismo tiempo es un paso más en la eliminación del ámbito paritario como instancia colectiva de negociación.

La “suma fija no remunerativa ni bonificable” que decreta Suárez un 29 de diciembre se presenta como la continuidad del ítem en negro pactado hace un año por todos los sindicatos, a excepción del Sute (trabajadores de la educación), y el Sitea (estatales); y que tenía como última cuota los salarios de diciembre. Si bien ese ítem se presentaba desde el gobierno y las burocracias sindicales como compensatorio por el 0% de aumento del 2020 y totalmente excepcional, desde las agrupaciones de la Coordinadora Sindical Clasista denunciamos en su momento que era la punta de lanza para introducir este tipo de sumas en negro en los haberes estatales, tal como sucede ahora.

Vale señalar que en marzo de este año ATE había acordado con el gobierno el blanqueo de ese bono entre noviembre y diciembre. Lo anunciaron con bombos y platillos. Lo que después no anunciaron con el mismo énfasis fue que en la paritaria de septiembre (arrancada por la lucha independiente, y a pesar de ATE) la letra chica daba a entender que ese acuerdo de marzo quedaba anulado y que, por lo tanto, el bono tenía nuevamente fecha de finalización en diciembre y ningún blanqueo.

El que sea “a cuenta de futuras paritarias” sienta la base para que luego sea absorbido por el aumento 2022, ya sea como acordaron Ampros y Judiciales en septiembre de este año con el primer bono, o que siga directamente como suma en negro. Es decir que un ítem pagado durante el 2021 en supuesta compensación por el 2020 será finalmente absorbido por el aumento del 2022. ¡Trucazo!

El otro punto de alerta es la forma. Es cierto que durante los últimos seis años las paritarias han sido una pantomima. El gobierno citaba a los sindicatos y les daba su primera y única oferta: los que firmaban, bien, y si no, decretazo. Pero ahora saltaron de entrada al decretazo, ya sin siquiera el circo de la negociación colectiva. Este salto en calidad por parte del gobierno debe ponernos en alerta y a defender las paritarias. Pero no las paritarias truchas, donde la burocracia sindical se sienta a negociar a puertas cerradas y a espaldas de las y los trabajadores. Sino como instancias de negociación colectivas donde se expresen la organización y la voluntad de los lugares de trabajo, con paritarios electos en asambleas, con mandatos y con reuniones abiertas y públicas, como supimos tener.

Por un 2022 de organización y lucha

Si el 2021 nos deja una enseñanza es que ningún decreto o acuerdo paritario de la burocracia puede clausurar la voluntad de lucha de las y los trabajadores. La organización en asambleas por reparticiones o por sectores, la movilización independiente de los gobiernos y las burocracias y la unidad de las y los trabajadores son el camino para voltear toda maniobra y recuperar nuestros salarios y condiciones de trabajo. Así lo muestran ahora los municipales de Guaymallén, que con asambleas y paros están enfrentando el aumento por decreto de Marcelino Iglesias y así lo demostraron todos los trabajadores de la salud con la tenaz lucha del 2021. Rechazamos el decretazo y vamos por un 2022 donde el protagonismo sea de las y los trabajadores.

También te puede interesar:

El pasaje pasa a $36 desde enero y a $40 desde el 1 de julio.
El 2022 empezó con un tarifazo eléctrico.
Más un “cargo especial” del 10%.
Los aumentos de la luz en el interior del país.