19/01/2012 | 1209

Mientras Caló se candidatea a la CGT: ¿qué pasa en la UOM?

No pasa día sin que Antonio Caló, secretario general de la UOM, se muestre paseando su candidatura a reemplazar a Moyano en la CGT. Caló habría aceptado el 'techo' salarial del 18%, encima en cuotas, que el gobierno quiere imponer en las paritarias. Para algunos, la vuelta al romance entre Techint y los K estaría centrada en esta política salarial.


Proteccionismo


Mientras Caló rosquea por la CGT, un sector significativo del gremio, las autopartistas, está siendo estremecido por una ofensiva patronal contra los metalúrgicos. Mientras el gobierno enuncia una línea de proteccionismo frente a Brasil, avanza un reguero de suspensiones y despidos, que va de las terminales como Fiat y Peugeot a las autopartistas.


La dirección de la UOM ha dejado correr la ofensiva. En Indiel Prestolite está suspendida la mayoría de la fábrica, a la espera de que en marzo se cierre la planta por la cancelación de parte de la Ford de los pedidos para el año. En Visteon, de Quilmes, la elección de un cuerpo de delegados de una lista afín al "Barba" Gutiérrez, fue la señal de largada para un proceso de achique de personal, vía retiros voluntarios (ya van más de 40), ya que la patronal anuncia que solamente tendrá trabajo significativo para 2013. Peugeot ha adelantado vacaciones en toda la planta, mientras corren rumores de despidos y suspensiones.


Las movilizaciones en defensa de los puestos de trabajo, en Mecca Castelar y la RBI (ex-Bosch) de San Martín, contrastan con la complicidad con el achique que lleva adelante el Secretariado Nacional (ver PO N° 1.208: "Mecca da vuelta plenario de la UOM y gana terreno").


Las paritarias, en la mira


Las negociaciones pre-paritarias, que los diarios describen con detalle, no han sido sometidas a discusión alguna en la base del gremio. El tope que se pretende trasladar de la paritaria metalúrgica al conjunto de los gremios carece de mandato. En la paritaria anterior los salarios metalúrgicos ya sufrieron un achatamiento, con un conformado de 3.200 pesos que absorbe cuatro categorías, quedando el salario de operario a menos de la mitad de la canasta familiar.


Ningún acuerdo a espaldas de los trabajadores, organicemos asambleas en todas las fábricas, para discutir el aumento que necesitamos. Por paritarios electos en asambleas. Basta de suspensiones y despidos, reparto de las horas de trabajo. Eliminación del impuesto al salario. Que se incorporen los 900 pesos otorgados en cuotas para enero, febrero y marzo al básico y la discusión paritaria comience desde allí.

En esta nota

También te puede interesar:

Los trabajadores de la planta de Campana actúan en defensa de la salud.
Funcionan a pleno la construcción y la industria en pleno desastre sanitario.
Un programa para las obreras metalúrgicas.
Urge declarar la asamblea permanente. Que los trabajadores de Ternium puedan seguir y decidir sobre las negociaciones con la patronal.