18/06/2020

Miles de municipales coparon las calles de Córdoba

Contra el ajuste del intendente Llaryora

Miles de municipales coparon las calles de Córdoba en respuesta a la política de ajuste del intendente Martín Llaryora, que incluye un recorte salarial, el congelamiento de la paritaria y la precarización de las condiciones laborales, entre otros puntos. La movilización partió desde la sede del sindicato y contó con la masiva participación de las diferentes reparticiones, lo que da cuenta de que hay una comprensión de conjunto de los desafíos de la lucha en curso.


Durante horas, la movilización recorrió las calles céntricas y la columna mostró una predisposición a la lucha. Sin embargo, la manifestación no pudo llegar al palacio 6 de Julio, fuertemente vallado por Policía e Infantería.


Mientras tanto, el intendente ha recrudecido su orientación ajustadora para continuar beneficiando a los empresarios que desde hace años vienen haciendo caja con los fondos públicos.


Mientras ataca a los municipales y hace declamaciones sobre una austeridad del gasto público, el gobierno destina grandes fondos a publicitar su gestión e incrementar la planta política.




Llaryora ataca al conjunto de trabajadores. Los recientes blancos fueron las y los  inspectores, trabajadores de las áreas operativas, lo que da cuenta que el intendente retoma el viejo objetivo de vaciar áreas para proceder a privatizar.


El PJ en la intendencia va fondo en su objetivo ajustador, por eso está detrás de las imputaciones de trabajadores en la justicia y continúa con su orientación reaccionaria presentando a las y los trabajadores como criminales.


Los intendentes que precedieron a la gestión del PJ fracasaron en el punto y la movilización de hoy da cuenta que hay reservas de lucha suficientes como para derrotar el curso ajustador y dar lugar a que se respondan todos los reclamos pendientes.


En ese sentido, es necesaria la convocatoria a una reunión general de delegados para establecer un plan de lucha del conjunto de las reparticiones, para golpear juntos y al mismo tiempo,  defendiendo el salario y los puestos de trabajo.