31/08/2018

Multitudinaria Asamblea en el Enacom frente a una nueva amenaza de despidos

Participaron más de 500 trabajadores del organismo.
Agrupación Naranja Enacom

Ante la amenaza de despidos en el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), este mediodía tuvo lugar una asamblea de carácter informativo en la sede central ubicada en Perú 103. Convocada por la Junta Interna de  UPCN, contó con la participación de más de 500 trabajadores de las tres sedes del organismo, así como del Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (Iser).


La composición de la asamblea fue exclusivamente de trabajadores del organismo, no solo afiliados a UPCN, sino también de ATE y no afiliados. Indudablemente, la convocatoria canalizó la inquietud y la incertidumbre que recorre a los trabajadores, y aún con las limitaciones que tuvo, expresó la voluntad de lucha y constituyó un imponente llamado de atención a las autoridades.


El jueves 30, en plena corrida cambiaria, se difundió la noticia de que el Ministerio de Modernización ordenó a las autoridades del Enacom avanzar de manera inmediata con los despidos: en diciembre pasado, luego de una permanencia de 36 horas, hubo 115 despidos como parte de una primera tanda que debía completar un total de 700 cesantías, de acuerdo al plan de “dotaciones óptimas” del Ministerio de Modernización. Concluido el plan de retiros voluntarios (en el Enacom adhirieron unos 130) y finalizada la tregua de 60 días sin despidos que UPCN acordó de palabra con el gobierno, esta nueva oleada de cesantías vendrían a completar los 400 despidos que aún faltarían ejecutar.


Alerta


La convocatoria, lanzada con menos de 24 horas de anticipación, se hizo eco rápidamente entre los trabajadores. Los oradores de UPCN plantearon que era una medida preventiva frente a la amenaza de despidos, de la que –según informaron- no cuentan con precisiones, dado que no han sido recibidos por los funcionarios; su objetivo sería la apertura de una mesa de diálogo. Se comprometieron a realizar una nueva convocatoria para la próxima semana.


Por el lado de ATE, la Verde y Blanca (que hoy dirige la Junta Interna) no realizó ninguna convocatoria: en los casi nueve meses pasados desde el conflicto de diciembre, ATE no ha convocado a ninguna asamblea. Ahora difundieron un comunicado planteando que los puestos en peligro son 130, y bajaron la indicación de no participar de la convocatoria de UP. Prepararían una convocatoria propia para la próxima semana.


La Verde de ATE, que cuenta con algunos delegados y ha roto su alianza con la Verde y Blanca en el organismo, no fijó posición públicamente. Como se ve, desde ambos sectores de ATE se impuso una política de inmovilismo, la cual es fatal para los trabajadores.


En este cuadro, el planteo de la Agrupación Naranja de realizar la asamblea sin distinción de afiliación, para votar un plan de lucha que incluya el paro y la permanencia ante el primer despido, fue una contribución indudable a la masiva movilización, lo cual fue destacado por los trabajadores. Varios delegados de base de UPCN compartieron la convocatoria de la Naranja.


Podemos ganar


Es claro que el enorme movimiento de lucha que se está incubando en el Enacom, como parte de un proceso más general de los estatales y del movimiento obrero, halla un límite en la orientación de sus direcciones. Sin dudas, una convocatoria sin distinción de afiliación hubiera reunido a un millar de compañeros, y hubiera podido arrancar allí mismo la reunión que niegan los funcionarios.


Frente a los despidos inminentes, planteamos la necesidad de realizar asambleas sin distinción de afiliación en todas las sedes para preparar el paro y la ocupación: la base está y hay condiciones para hacer retroceder al gobierno.


 


Seguí leyendo: Represión en Agroindustria tras confirmar 560 despidos

En esta nota

También te puede interesar:

4 y 6 de noviembre se desarrollará la elección interna de la lista Roja, que dirige la Junta Interna de ATE Garrahan hace años.
Será este miércoles 20 de octubre. Una jornada de lucha contra el avance de la flexibilización y la reforma laboral.
La reforma jubilatoria de Kicillof y Santín al servicio de los bonistas buitres.​
​El clasismo y los trabajadores contra el ajuste de Kicillof, la ministra Vila y las burocracias sindicales.