08/07/1999 | 634

Neuquén: «¡40% ya! ¡Volveremos!»

A mediados de mayo, un Congreso Provincial de la CTA votó iniciar un Plan de Lucha con paros progresivos por la devolución de la rebaja salarial que Sapag instrumentó por decreto desde 1996


Cumplidos los primeros paros de 24 y 48 horas, la directiva del sindicato docente (Aten) se abrió del Plan de Lucha. Argumentó —en la primera quincena de junio— que mejor era parar después de las vacaciones de invierno… es decir a fines de julio.


El 23, 24 y 25 de junio los estatales realizaron su paro de 72 horas y ganaron las calles con piquetes y cortes de ruta. Sin respuestas del gobierno, un nuevo plenario de delegados de ATE votó la continuidad de la medida «hasta que den una solución». Es decir: paro por tiempo indeterminado.


Una carpa de lucha


El lunes 28 se realizó una movilización frente a la Legislatura. Mientras una comisión negociadora se reunía con los diputados de los bloques, los trabajadores construyeron una carpa para aguantar bajo la lluvia y la nevada, y comenzó a funcionar como un verdadero centro de organización de la huelga.


Los docentes quedaron al margen de la lucha, por la conducta de su directiva que boicoteó la huelga y se negó a ‘consultar a las bases’, es decir, convocar asambleas. Estos ‘directivos’ rompían el frente único de lucha de los trabajadores: boicoteaban la huelga en marcha, no se integraban a la comisión negociadora a pesar de que ambos gremios reclaman la recuperación del descuento del 20%.


La reacción docente


Pasando por encima de esta dirección (que salió incluso a atacar públicamente el paro de los estatales), un grupo de directivos organizó un plenario de secretarios generales de seccionales de urgencia. La feroz represión del gobierno a las manifestaciones estatales, difundida por TV, golpeaba la conciencia de todo trabajador. Dicho plenario resolvió convocar a un paro de 48 horas y posterior Asamblea.


Las Asambleas de Aten fueron las más masivas desde la huelga del ‘97. Por abrumadora mayoría votaron ratificar el ‘paro de urgencia’ convocado por el plenario de secretarios generales y continuar el paro con otras 48 horas más. La Obregón vio derrotada ‘recontramasivamente’ sus mociones de no plegarse a la lucha de los estatales. El frente único de lucha con los estatales se abría camino desde abajo, superando a las direcciones traidoras.


Se volvió a reconstituir el plenario conjunto de delegados de ATE y Aten y la recorrida de escuelas para desactivar la campaña confusionista y carnera que realizaba la fracción de Obregón (sobre todo la directiva de Aten Capital).


La represión


El gobierno, desbordado, apeló a la represión. El viernes 2, amenazó con desalojar por la fuerza la comisión negociadora que estaba ocupando una parte de la Legislatura. La Secretaría de Trabajo decretó la ‘conciliación obligatoria’. Los trabajadores respondieron con una tercera semana de huelga, más cortes de calle y escraches a la casa de funcionarios. El martes 6, se realizó una jornada de movilización en el medio de la huelga por tiempo indeterminado, que fue salvajemente reprimida en el Aeropuerto (dos trabajadores heridos). Desde esa noche y por los próximos tres días, Neuquén fue una ciudad militarizada, con todo el casco céntrico ocupado por fuerzas represivas (hidrantes, etcétera).


Bajo esta presión, la Secretaría de Trabajo decretó la ilegalidad de la medida a partir de las 18 horas del jueves 8 si no se acataba la conciliación obligatoria (rechazada en todas las instancias anteriores).


Las Asambleas en los lugares de trabajo y un posterior plenario de delegados de ATE resolvieron no desafiar esta declaración (ilegal) de ilegalidad. Esto, en la convicción de que el gremio entero volvería a salir a la huelga si al finalizar la conciliación no tenía recuperado el 20%.


En el último día de paro, se realizó una marcha por el centro. Miles de mariposas tapizaban el suelo con la leyenda: «Vecino, todos los diputados representan al sapagismo, no al pueblo. NO LOS VOTE». En tanto, se iban pintando las paredes con la consigna: «40% YA. ¡Volveremos!».


De nuevo, la traición


En el último día de clases, antes de las vacaciones, se realizó la Asamblea de Aten. La directiva de Obregón logró que no se discutiera la continuidad de la huelga luego de las vacaciones.


Para justificar su oposición a parar con ATE, Obregón y compañía decían que había que empezar a parar después de las vacaciones de invierno. Cuando llegó el turno de hacer votar su propuesta, las Obregón resolvieron… realizar una asamblea una semana después de retomadas las clases, luego de las vacaciones de invierno.


Retomar la huelga


El Plenario de Delegados de ATE resolvió impulsar la realización de Asambleas, congresos regionales, plenarios conjuntos de estatales y docentes y un gran plenario provincial de ATE para relanzar la huelga cuando termine la ‘conciliación’. Es indudable que éste es el camino: la huelga conjunta de estatales y docentes.


Pero es fundamental no depositar ninguna ilusión en las bancadas legislativas ‘opositoras’. Todas las bancadas avalaron oportunamente con su voto el descuento salarial. El Frepaso propugna devolver sólo una parte del 20% ahora y el resto después de las elecciones de setiembre (una variante de la táctica de ‘una zapatilla ahora y otra después de las elecciones’).


En el gremio docente es necesario formar un bloque de oposición clasista a la directiva carnera, como propugna Tribuna Docente. Una próxima Asamblea debe retomar el camino de la huelga y elegir un Comité de Lucha que la dirija en forma consecuente.


(Sobre la base de informes enviados por Norberto Calducci y Alberto Vidal)

En esta nota

También te puede interesar:

Con el aval de la conducción de Ctera.
Se trata a todas luces de un mensaje de intimidación por apoyar la histórica huelga de salud.
Consuma el fraude y confirma manipulación de padrones.
Crisis del baradelismo en Zapala y Cutral Có-Plaza Huincul.