22/04/2021

Neuquén: el papel del kirchnerismo en la huelga de salud

Cuando la “oposición” es oficialista.
Por Patricia Jure Diputada provincial del FIT y minoría Aten capital

La huelga de los trabajadores de la salud de Neuquén, que conmueve y tiene un apoyo popular inmenso, está dejando (entre sus varias virtudes) una gran enseñanza que es vivida en vivo y en directo no solo por los huelguistas, sino por la población en general: el papel de cada fracción política que ocupa bancas en la Legislatura.

En este sentido, cabe una caracterización especial del bloque del Frente de Todos, que se autoproclama amigo de los huelguistas, pero que funciona al mejor estilo de las colectoras del MPN, que son sus muletas políticas ante las crisis.
El papel de los diputados del Frente de Todos, que cogobierna la ciudad capital junto al MPN, es todo un ejemplo de cómo actúa un régimen político antiobrero.

No se trata solo de las acciones emprendidas contra la huelga de parte del gobierno nacional, que también repasaremos, sino de lo actuado por sus expresiones políticas y sindicales locales, las que actúan sobre el terreno.

Recordemos que los trabajadores rechazan el acuerdo miserable de 15% de aumento suscripto entre el gobierno provincial y las conducciones de ATE y UPCN. Reclaman una verdadera recomposición salarial.

A qué juega el kirchnerismo

En la Comisión de Trabajo se debatió un proyecto del que somos firmantes. Una declaración por la devolución de los días descontados a los huelguistas en los salarios de marzo. El MPN y el Frente de Todos, con la excusa de invitar a la representación de la huelga la semana entrante, se negaron a ponerlo a votación allí.

Un papel especial lo jugó la fracción del UNE dentro del Frente de Todos, que hasta interrumpió nuestra intervención cuando señalábamos las responsabilidades de la burocracia sindical, en la misma línea del gobierno. Lo mismo, el ala riosequista del Frente de Todos (quienes responden a Ramón Rioseco) presiona a fondo, allí donde tiene alguna incidencia, para levantar o flexibilizar los piquetes. Los diputados del Movimiento Evita no han movilizado un solo militante a favor de la huelga. Es decir, es una política homogénea de todo el bloque.

A nivel sindical, debe ser analizada no solo la posición de la conducción de ATE, que ha denunciado a los huelguistas por “romper la institucionalidad” y crear “caos y anarquía”, sino también la conducta de la dirección de ATEN (el TEP baradelista), que boicoteó el paro de 24 horas convocado por la CTA-Autónoma y recién al día 50 llamó al paro en educación para concentrar en Casa de Gobierno y evitar ir a los piquetes.

Del mismo modo, las direcciones filo kirchneristas de ADUNC (docentes universitarios), SEJUN (judiciales) y Viales fueron convocantes y cofirmantes de un comunicado que rescató a la burocracia repudiada, cuando llamaron al gobierno a seguir la negociación por los canales legítimos de las organizaciones. Son parte de las listas del Frente de Todos, pero también codirigen la CTA local con Carlos Quintriqueo (secretario general de ATE).

Los vasos comunicantes del Frente de Todos con el oficialista MPN (de sus bloques parlamentarios, de las conducciones sindicales y de los movimientos sociales que lo bancan) quedan así en evidencia. Ambos, “opositores” patronales y MPN, defienden a rajatabla que no se rompan en ningún lugar el ajuste salarial y los techos salariales por detrás de la inflación que firman las burocracias sindicales. Todos finalmente trabajan a favor del FMI.

Para no olvidar, hay que agregar a la lista la negativa del Ministerio de Trabajo de la Nación de intervenir en el conflicto y el papel de la Gendarmería Nacional, que actúa para liberar las zonas y dar paso a los contrapiquetes oficiales. Tampoco debemos olvidar las declaraciones del presidente Alberto Fernández sobre el supuesto relajamiento de los trabajadores de la salud; y las del neuquino ministro de Energía, Darío Martínez, quien atacó los piquetes al señalar que habían paralizado 40 equipos de torre de Vaca Muerta (cuando en realidad, ya estaban paralizados desde antes).

Finalmente, cabe mencionar que en la última reunión de mediación del conflicto participó también Mariano Mansilla por el Frente de Todos, como vicepresidente segundo de la Cámara de Diputados. Ahora están todos los representantes de los gobiernos en la mesa.

Seguir la lucha

La huelga y los piquetes continúan luego de rechazar la nueva provocación de extender un mes más el llamado bono Covid, que representa 10 mil pesos mensuales y en negro.

La lucha de salud es una causa popular, como lo demuestran los piquetes, caravanas, movilizaciones, festivales y marchas de antorchas. La semana debería comenzar con una respuesta contundente y desde las organizaciones obreras del pueblo neuquino. Llegó la hora de la huelga general para derrotar al gobierno.

De todo esto es consciente la «oposición», que coquetea con la huelga buscando socavar electoralmente al MPN, pero no tanto como para escupir para arriba y que en los sindicatos que dirige, la «huelga de los elefantes» se transforme en una tendencia nacional.

Como dijo Gabriela Suppiccich (delegada del Hospital Plottier), «el gobierno trajo a todo su arsenal de funcionarios. Nosotros vinimos con el arsenal de los autoconvocadxs, que es el pueblo de Neuquén que nos apoya».

Viva la lucha de salud.