16/03/2021
Salud

Neuquén: la asamblea interhospitalaria sigue la huelga y vota a cortes de rutas

Se profundizan las medidas con acciones en circuitos petroleros.

En el comienzo de la tercera semana de huelga, los trabajadores/as de la salud de Neuquén votaron en la asamblea interhospitalaria del lunes 15 de marzo volver a los cortes de rutas. Iniciarán el miércoles en San Patricio del Chañar, una zona petrolera clave. También votaron continuar con medidas de fuerza en cada hospital y evalúan volver a los puentes carreteros para este viernes 19.

La huelga de los “autoconvocadxs” de salud tiene características inéditas en la región. Ocurre que el pacto político entre el gobierno de Omar Gutiérrez y las direcciones de ATE y UPCN, por el cual cerraron la paritaria por un 12% tras un año de trabajo sin licencias ni recomposición salarial, hizo estallar la bronca. Las asambleas hospitalarias rechazaron esta entrega de las burocracias sindicales, y una masiva movilización llevó petitorios de reclamos a la Casa de Gobierno, con la exigencia de la apertura de nueva mesa salarial. En el pliego figura también una recomposición del 40% al básico, el mantenimiento del IPC, el pase a planta de los precarizados, entre otros puntos.

Como parte de la bronca hacia las direcciones gremiales, se pidió la renuncia de Carlos Quintriqueo, secretario general de ATE local, y de Juan Millapan, secretario general de la Junta Interna del Hospital Neuquén. De este último se viralizó un audio en que señala que el pase a planta de 1.300 precarizados (anuncio que hizo el gobierno en medio del paro de salud) se cumpliría bajo la extorsión de que no se unan a la huelga, un criterio digno de la escuela de punteros políticos de los partidos gobernantes.

Lxs trabajadorxs van configurando una comprensión de la necesidad de sacarse de encima a la burocracia sindical, que se maneja con el método de la patota y el apriete, vaciando de presencia y debates las asambleas. Por ello, una de las grandes tareas de la huelga es plantearse la recuperación de los sindicatos, partiendo de la elección de delegados con mandato en cada lugar de trabajo y la constitución de juntas internas en los hospitales.

¿Cómo la seguimos?

El ánimo de la huelga esta fortalecido por el apoyo de la comunidad y de los demás sectores en lucha. Sin embargo, luego de tantos días, los interrogantes de cómo continuar recorren los debates entre compañeros y compañeras.

El gobierno provincial recibió un fuerte respaldo del régimen político provincial y del gobierno nacional, en medio de grandes movilizaciones populares como la del 8M. Lanzó una serie de iniciativas para intentar quebrar la huelga, convocando a los docentes a discutir una nueva propuesta que aumenta del 12% al 15% la suba del básico, y eleva nuevas sumas fijas en cuotas y no remunerativas ni bonificables. En ese sentido, el gobierno volvió a sentar a la dirección de ATE, donde equiparó la propuesta para Aten (pasar el aumento del básico del 12 al 15% de aumento), estableciendo un aumento en los ítem para los recargos -superexplotación laboral.

Desde Tribuna Estatal entendimos que esta lucha debe lograr conquistar la masividad del paro. Esta situación tiene condiciones cuando coincide con la huelga que hacen los otros sindicatos de salud: Siprosapune (sector profesional) y SEN (enfermeros). Sin ir más lejos, uno de los hospitales más importantes de la Confluencia, el Heller, ya debió cerrar la internación Covid-19 por falta de camas (diario LMN, 15/3).

Para reforzar la organización, la asamblea interhospitalaria votó la constitución de un comité de huelga con referentes de cada hospital de la provincia y de los centros de salud. Saludamos esta iniciativa de una dirección del movimiento.

Está planteada la necesidad de unificar con el resto de las luchas: docentes, organizaciones piqueteras y estatales.
En ese sentido hemos planteado en la asamblea de hospitales la realización de un plenario de delegados y activistas que unifique un plan de lucha provincial donde se incorporen todas las reivindicaciones y permita tener un canal de organización colectiva. Ese es el camino para derrotar la política de ajuste del gobierno.

Este planteo despertó un debate. Sectores como la Violeta-Negra (PTS) se pronunciaron, priorizando pedir un espacio de ese tipo a las direcciones sindicales. ¿A quién llaman? A los mismos que se han ocupado de no unificar con salud. Solo las seccionales y agrupaciones opositoras han mostrado la necesidad de unirse. Con ellos hay que convocar a una instancia de deliberación, ya que el sentido del plenario de delegados es dotar de una dirección en las huelgas unificando por abajo las luchas, y discutiendo un programa de salida para los trabajadores ante la orientación rabiosamente capitalista del gobierno de Gutiérrez y Alberto Fernández.

Es necesario seguir masificando el paro y mantener la unidad del movimiento obrero que lucha contra el ajuste. Un plenario de base le daría un espaldarazo muy importante al objetivo que estamos buscando. El miércoles vamos con todos a los piquetes.

También te puede interesar:

Un satélite político del oficialismo provincial.
o los objetivos planteados y vamos por más.
Mientras se anuncia los beneficios para empresarios en la Zona Franca, se desarrollan causas penales a quienes luchan por trabajo genuino.
Seguimos desarrollando la organización en en el barrio Cordillera del Viento.