30/05/2020

Neuquén: una semana de acampe de los trabajadores del Expreso Argentino

Por el pago de los salarios y en defensa del trabajo

Desde el viernes 23 los trabajadores de la empresa Expreso Argentino, enrolados en el gremio de camioneros, se encuentran realizando un acampe en las puertas de la empresa porque la patronal les adeuda los salarios de marzo, abril y pronto les estará adeudando también el de mayo.


Los doce trabajadores de Expreso Argentino fueron suspendidos por la patronal poco después de iniciado el aislamiento social obligatorio. Las suspensiones contemplaban un pago mensual equivalente al 15% de los salarios, lo que fue rechazado por los trabajadores.


La patronal alega estar en quiebra, aunque por el momento ni siquiera ha presentado un procedimiento preventivo de crisis en la Subsecretaria de Trabajo. A pesar de eso, ofrece a los trabajadores que acepten ser despedidos con indemnizaciones equivalentes al 50% y a cobrarse en doce cuotas. Esto muestra que las provocadoras suspensiones al 15% son el prólogo de los despidos que la empresa pretende ejecutar una vez que venza el decreto nacional que las restringe. 


Tras una semana de acampe, gracias a las denuncias públicas realizadas por los trabajadores, la solidaridad de los partidos de izquierda y la gestión emprendida por la diputada del Partido Obrero en el Frente de Izquierda, Patricia Jure, se ha abierto un canal de negociación -que hasta el jueves 28 se encontraba cerrado.


La audiencia de mediación, realizada el viernes por la mañana, contó con la presencia de la patronal, funcionarios de la Subsecretaría de Trabajo, el sindicato y los trabajadores en lucha. En la audiencia, desde la Subsecretaría y el abogado del sindicato se mostraron muy receptivos del lloriqueo patronal. En cambio, fue nula la consideración del funcionario y el sindicato ante la situación crítica que atraviesan los trabajadores.


El lunes por la mañana habrá una nueva audiencia. Los trabajadores se mantienen firmes en el acampe, recogen la solidaridad de las organizaciones y de la comunidad, y preparan nuevas medidas de lucha.




 

En esta nota