07/04/2011 | 1171

Subte: Ni con la UTA ni con Tomada

Por una gran movilización salarial de la AGTSyP

La burocracia de la UTA del subte montó, la semana pasada, una serie de acciones en las líneas con la finalidad, parcialmente lograda, de paralizar el tráfico. Unos seis individuos por línea ocuparon las vías tratando de impedir la circulación de los trenes. El reclamo esgrimido fue el cobro de un retroactivo por viáticos, que se adeuda desde el último acuerdo sobre el tema y que asciende a unos 2.200 pesos por trabajador.

La circunstancia de que ese mismo día se ventilara en Tribunales el pedido de excarcelación del criminal Pedraza obligaba a vincular el hecho con la medida de la UTA -único gremio que, en su momento, se solidarizó con el burócrata convicto (25/3, declaraciones de Mario Calegari).

Pero no se limitaba a eso, aunque seguramente era un factor. La UTA había sufrido un par de desaires en el Ministerio de Trabajo con el reclamo del retroactivo; y no se puede descartar que tratara de posicionarse por sobre la AGTSyP (el sindicato del subte) y, sobre todo, de cubrirse con vistas a la próxima negociación salarial, donde ha adelantado que firmaría por alrededor de un 23% -una cifra a la baja en el cuadro de una inflación proyectada en un 30% y agravada por la liberación del precio de los combustibles. Incluso trascendieron versiones de un fuerte enfrentamiento entre la UTA subte y la directiva de Fernández, que se oponía a la medida.

Se creó un cuadro de gran confusión, porque el reclamo dinerario apuntaba a atraer a una parte de la base. Delegados de la UTA ofrecían a otros de la AGTSyP parar de común acuerdo. Pero los trabajadores repudian los métodos verticalistas e inconsultos de la UTA y el activismo reaccionó con indignación contra los ñoquis de la patota que posaban de combativos. La patronal de Metrovías apareció cubriendo a la UTA, hizo cerrar todos los accesos a las líneas y no movió un dedo para arrancar las formaciones -exactamente lo opuesto a lo que hace cuando para la AGTSyP. Seguramente, siguió los códigos tradicionales de su vínculo con las patotas (el grupo Roggio-Ugofe dio las licencias gremiales que utilizó la patota de la Unión Ferroviaria que asesinó a Mariano Ferreyra).

Entre los delegados de la AGTSyP hubo dos respuestas diferentes. La de Pianelli y Segovia, dirigentes electos de la flamante comisión directiva, que salieron a «marcar la cancha» contra la UTA y aparecer ante los medios como los que garantizaban el funcionamiento del servicio. Por otro lado, la de los delegados de la Agrupación Trabajadores de Metrovías de la Lista Naranja-Bordó-Violeta, quienes además de oponerse a la medida de la UTA, plantearon la necesidad de que la AGTSyP tome la iniciativa en la lucha salarial y convoque a las asambleas de líneas y al cuerpo de delegados para movilizar al gremio para su intervención en la próxima paritaria. Así lo difundieron en un comunicado.

El tema del ajuste salarial es un desafío central para el sindicato del subte. Desde la ruptura con la UTA, el sector Pianelli-Segovia se negó en todos los casos a abrir el debate salarial y se limitó a pasar a firmar lo que disponía la UTA con el Ministerio y la Secretaría de Transporte. Fue una parte sustancial de los acuerdos de coexistencia con la UTA, bajo el paraguas de Tomada. Justamente la actual inscripción de la AGTSyP como sindicato de empresa la inhibe de firmar convenios. En la reciente campaña por la Comisión Directiva, sólo la tricolor levantó el reclamo de un aumento del 40% en su programa.

La eventualidad de que algo haya descarrilado en la relación UTA-gobierno y se tradujera en el ‘putsch’ del jueves pasado abre un flanco para una intervención medular de la AGTSyP. Sin embargo, en una reunión de delegados posterior al levantamiento de las medidas de la UTA, los delgados yaskistas (de la Lista Roja y Negra) manifestaron que estaban dispuestos a firmar lo que ofreciera el gobierno y, en todo caso, reclamar por condiciones de trabajo.

El frente de delegados y activistas de la Naranja-Bordó-Violeta tiene la oportunidad de una gran campaña por el 40% de aumento, los 46 pesos de viático y el 2% de antigüedad (reclamos incorporados desde la última paritaria), sumándola a la campaña por la representación de un 34% de cargos en la Comisión Directiva, en línea con la votación obtenida por esta lista clasista.

En esta nota

También te puede interesar:

Alrededor de 200 contagios y 6 compañeros fallecidos por Covid.
Luego de siete meses de postergación de la paritaria, Metrovías ofreció un 9% más una suma fija. Se rechazó la oferta y el cuerpo de delegados demanda un 21% -escalonado en 8 meses de marzo a octubre- y una revisión en noviembre.
Por un protocolo de la Agtsyp y el control por los trabajadores
Debe convocarse el plenario de delegados