21/02/2002 | 742

Ningún despido. Ferrovías bajo control de sus trabajadores

El viernes 8/2, luego de realizar una marcha por la estación Boulogne del ferrocarril Belgrano (Ferrovías), se llevó adelante un plenario con más de 200 compañeros ferroviarios de las seccionales de Victoria, Haedo, Emfer, y las asambleas populares de San Fernando, Boulogne y Sarmiento se juntaron para discutir la situación frente a los despidos y la reducción salarial.


Se informó sobre la intención de la patronal de eliminar el presentismo (120 pesos) y, si no recibe mayores subsidios del gobierno, realizar despidos, e incluso presentar quiebra; pero también que los trabajadores no vamos a dejar que ningún compañero quede en la calle.


Los compañeros plantearon que la empresa recibe miles de pesos con los que dice realizar obras de mejoramiento y lo único que hizo fue pintar dos o tres estaciones, el resto se lo roba; ya se sabía de los despidos hace más de 3 meses y no se hizo nada. No tiene que pasar lo mismo, en cuanto termine la conciliación debemos ir a la lucha.


Los compañeros de Emfer plantearon la necesidad de unir todos los conflictos en una lucha nacional, porque aunque sean distintas concesionarias la situación es la misma.


Por último, los compañeros de las distintas asambleas barriales plantearon la solidaridad de todas las asambleas con la lucha de los ferroviarios y la necesidad de unirlas, participando de los cacerolazos nacionales, ya que los despidos no sólo nos afectan a todos como usuarios, sino por ser parte del mismo ataque al pueblo: mientras el gobierno devalúa y confisca nuestros ahorros para licuar las deudas de las empresas, éstas despiden trabajadores; por eso no hay que parar hasta que se dé marcha atrás con los despidos y se estaticen los ferrocarriles bajo control de los trabajadores.

También te puede interesar:

Basta de criminalizar la protesta social.
A 10 años del asesinato de Mariano Ferreyra reclaman el pase a planta permanente.
Luego de meses de lucha contra el cierre de la planta de Migueletes, los trabajadores de Emfer y Tatsa han recibido una propuesta que implica el desmantelamiento del taller.