08/05/2014 | 1313

Norma Kennedy

En el artículo «Verbitsky reconcilia a los ‘dos demonios'» (PO Nº 1.312, 30/4) tomamos como cierta una afirmación de Horacio Verbitsky según la cual «no está de más recordar que en la Esma de la dictadura, fueron asesinadas la fundadora de Montoneros, Norma Arrostito, pero también Norma Kennedy, que junto con López Rega organizó la emboscada del 20 de junio de 1973 (en Ezeiza), punto inicial del desencuentro que no haría más que profundizarse hasta su trágico desenlace» (Página/12, 27/4).

No es cierto que Norma Kennedy haya sido asesinada en la Esma de la dictadura, sí su hermana y no en este lugar. Estuvo en la lista de indultados por Menem (1990) y su última aparición pública registrada habría sido en 2006.

Es significativo que en el intento de propiciar el «reencuentro» con la derecha peronista -«todos contribuyeron a la tragedia» dirá en su artículo- el habitualmente bien informado Verbitsky no haya verificado su ejemplo. ¿Existirá alguno? Finalmente, la dictadura envió al buque los 33 Orientales , una prisión de lujo considerando las circunstancias, a Lorenzo Miguel, Diego Ibáñez, Jorge Triacca, Carlos Menem (allí habría estado Norma Kennedy), los pesos pesados de la burocracia sindical y del peronismo político que actuarían como lugartenientes de los interventores militares en los sindicatos (recordar las «comisiones asesoras») o cómplices solapados (recordar los 794 intendentes puestos por los partidos de la «democracia», entre ellos 310 de la UCR y 169 del PJ).

Las mazmorras de la Esma no fueron el sitio de las Norma Kennedy o de los «soldados de Perón» que fueron parte de la Triple A, sí de muchos de aquellos jóvenes que se retiraron de la Plaza en un acto de dignidad y dejaron planteada la oportunidad de un cambio político profundo que no tuvo lugar.


Christian Rath

También te puede interesar:

En el marco del juicio por crímenes de lesa humanidad que se desarrolla en Bahía Blanca.
Para limpiar de responsabilidad al gobierno de Perón y proteger a la burocracia sindical.
Comenzó el 27 de junio de 1975, en el marco de las "jornadas de junio y julio" contra el tercer gobierno peronista.
Artículo publicado originalmente el 30 de abril de 2014.