11/03/2004 | 841

Nos toman el pelo

Lista Naranja

Hacia fin de la semana circuló en los distintos medios la noticia de que por resolución del Rectorado de la UBA, los docentes y no docentes con hijos nacidos entre el 1 de julio de 1989 y el 30 de junio de 2001 cobraríamos con el sueldo de febrero 50 pesos más para paliar el magro sueldo. Mientras reclamamos un aumento de emergencia de 250 pesos e incrementos salariales para todas las categorías, las autoridades y la burocracia funcional al Rectorado pretenden con estas migajas, para unos pocos, desviar la atención.

 

La noticia oficial causó indignación. El salario del docente universitario está congelado desde hace más de una década. Además, al igual que otros sectores estatales, quedamos afuera de los 250 pesos que dio el gobierno frente a la devaluación. El valor hoy de nuestra hora de trabajo está por debajo del mínimo fijado por ley. Pretenden así, tanto las autoridades como la burocracia funcional al Rectorado, desviar la discusión que ya estaba instalada.

 

Por como lo presentaron los diarios, se trataría de una especie de “ayuda social”, por fuera del básico, que se abonará por única vez y en negro. Recordemos que los beneficiarios son sólo los que tienen hijos en edad escolar.

 

Como ya estamos acostumbrados, la patronal Aduba agradece esta muestra de “buena voluntad”.

 

Tanto a nivel nacional, con la Conadu Histórica, como desde nuestro sindicato local, la AGD-UBA, estamos discutiendo con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y con las autoridades de la UBA la necesidad imperiosa de un aumento de emergencia de 250 pesos y un incremento salarial del 40%.

 

A la fecha, las respuestas son dilatorias. La plata para aumentar nuestros salarios está, tanto dentro como fuera de las universidades. En la UBA, por ejemplo, además del presupuesto asignado, las distintas facultades manejan los llamados “recursos propios”, constituidos por sumas siderales –se estima que están muy por arriba del presupuesto de la UBA–. Y el superávit fiscal de este año, que sobrepasa el estimado en el presupuesto actual, se lo llevan los buitres del FMI, el Banco Mundial y las privatizadas.

 

Por eso. la lucha por el salario es ahora.

 

• 250 pesos ya

 

• 40% de incremento salarial

 

• Salario de 800 pesos para el cargo testigo

 

• salario para todo docente universitario, basta de trabajo ad-honorem.

 

También te puede interesar: