12/04/2021
Movimiento obrero

“Nos une un programa ante el desastre de la gestión capitalista en nuestras ramas”

Comisión de Educación, Salud y Transporte en la pandemia, del plenario de la CSC-PO.

“Nos unifica sufrir el desastre en la infraestructura de educación, salud y transporte como consecuencia de su gestión capitalista” reflexionó agudamente un compañero docente en la comisión referida a esos sectores en el plenario nacional de la Coordinadora Sindical Clasista, el sábado 10 de abril, en relación a la arbitrariedad -o no- de los gremios agrupados en ella. En efecto, se constató la dramática situación de estos trabajadores y trabajadoras esenciales en la segunda ola de la pandemia.

En las intervenciones estuvo presente el rechazo a la resolución criminal de Carla Vizzoti y Claudio Moroni, según la cual quienes están de licencia por ser grupo de riesgo pero recibieron ya una dosis de la vacuna (dos en el caso de salud) pueden ser convocados por la patronal a trabajar. Es una medida temeraria, que carece de respaldo científico sólido y expondrá a trabajadores en forma irresponsable.

Las denuncias sobre la situación educativa abarcaron distintas provincias. Desde Córdoba se denunció la completa farsa de protocolos que no se cumplen, y algo similar planteó una compañera santafecina. Se cuestionó también la grave situación de cesantías de hecho de docentes que están exceptuados de la presencialidad por embarazo o comorbilidades.

Fue objeto de varias menciones la lucha por la inmediata suspensión de la presencialidad, inviable en las actuales condiciones. Quedó planteada una campaña de difusión del parazo de Suteba Ensenada y del paro de 48 horas que preparan las seccionales combativas de Suteba, que desarrollan el método por excelencia para impulsar esta pelea. En Ensenada la medida fue votada por una asamblea masiva que expresó la explosividad del distrito, cuyas realidades no son uniformes. Lo mismo quedó establecido para la huelga de Ademys en Capital del próximo miércoles. Esto cuando el semáforo epidemiológico, una vara que promovieron los científicos, que hoy borran con el codo el Frente de Todos y Juntos por el Cambio para impulsar una apertura con consecuencias criminales.

En el terreno de la salud fueron contundentes las denuncias de residentes de la CABA, que hablaron en la comisión. Los números que difunde el gobierno sobre ocupación de camas fueron nuevamente desmentidos por las y los protagonistas en la primera línea, ya que las terapias de muchos hospitales municipales están al 100%. Es decir que no se trata de un colapso solo en la salud privada, algo que ya es gravísimo cuando en CABA allí se atiende al 70% de la población. La falta de personal no se ha resuelto, y continúa la extrema precarización laboral.

Se resaltó además la necesidad de rechazar la suspensión de protocolos y cohortización (grupos de trabajo separados para reducir la exposición), algo que generó una movilización en el Hospital Garrahan el pasado viernes. Esto porque incluso estando vacunados los trabajadores de la salud podemos ser el vehículo del virus, como ilustró el propio presidente Alberto Fernández. Como si esto fuera poco, la vacunación al perosnal de salud no ha concluido, o sea que hay muches esenciales desprotegides.

Fueron de la partida compañeras y compañeros de prestadores, que ilustraron el grado extremadamente precario de funcionamiento en esa pata fundamental de la salud. Por eso incluyen entre sus reivindicaciones -que fueron tomadas por la comisión- el aumento del nomenclador, los pagos atrasados y los equipos de protección y kits de seguridad gratuitos.

La cuestión de la vacunación ocupó entonces parte importante de las intervenciones. Como señalamos, ni siquiera se completó en salud, está en pañales en educación y es nula en transporte. Por eso es de interés para todo el movimiento obrero el planteo del Frente de Izquierda, respecto de incautar la producción del grupo farmacéutico de Hugo Sigman en Garín -donde se fabrica el principio activo pero se envía al exterior- , y quedó planteada una fuerte campaña.

Por último, un compañero realizó un aporte con relación a la falsa dicotomía entre las luchas obreras y sindicatos recuperados que agitan otras agrupaciones del FIT-Unidad. Muy por el contrario, la recuperación de las organizaciones sindicales es una tarea fundamental para desarrollar con un alcance superior todas las luchas. Lo ejemplifican ahora mismo el Sutna, que paró por despidos en pandemia, los Sutebas combativos, la AGD del Nacional Buenos Aires, Ademys o la Línea B del Subte que paró contra la vuelta de los licenciados, en un contraste notable con la integración y pasividad de todas las alas de la burocracia sindical. Es fundamental que reforcemos la unión entre esas experiencias y las autoconvocatorias que se desarrollan, como la de salud en Neuquén.