27/08/2020

Nuevo ajuste en Siderca: despidos y suspensiones al 70%

La UOM Campana firmó acuerdo de suspensiones con la patronal de Rocca, que viene de ejecutar 90 despidos el sábado 15.

Otra vez la patronal del grupo Rocca se sale con la suya, aplicando una nueva rebaja salarial en Siderca Campana (Provincia de Buenos Aires).

La última semana, la dirección de la UOM Campana anunció que ha firmado un nuevo acuerdo de suspensiones, esta vez del 70% del salario. El anterior, que significaba para los trabajadores de la fábrica de Siderca en la localidad cobrar el 80% del sueldo, había vencido el 31 de julio, y desde ese momento la patronal venía reclamando un ajuste en las suspensiones.

Si bien el anuncio plantea que van a cobrar el 70% del salario, los trabajadores no tienen ninguna garantía que así sea, ya que las notificaciones de suspensiones que les envía la empresa no explicitan cuánto va a ser lo que van a cobrar. Al no tener el acceso al acta de acuerdo, se comenzó a generar una desconfianza creciente entre los trabajadores.

Los delegados opositores a la actual conducción del gremio, nucleados en la agrupación El Mandril, denuncian que nuevamente su secretario general y ex diputado nacional por el Frente de Todos, Abel Furlan, convalida este recorte de forma inconsulta y sin siquiera intentar un mínimo plan de lucha.

El delegado Miguel Díaz señala al respecto que “este acuerdo al 70% significa una rebaja del 10% respecto al anterior, en un año sin paritarias, es una nueva entrega del salario. A su vez, la renovación de suspensiones encubre nuevos apagones (cese total o parcial de la producción), que se darán hasta octubre, fecha límite del acta”.

El planteo de la oposición es que «los trabajadores debemos rechazar esta nueva entrega e imponer la realización de asambleas y congresos de delegados para enfrentar este ataque con los métodos históricos de la clase obrera», intentando marcar una agenda propia de los trabajadores, en defensa de sus derechos. «No podemos permitir que se sigan firmando acuerdos a nuestras espaldas», continúa el delegado Miguel Diaz, marcando a su vez que es necesario «tomar el ejemplo de nuestros pares de Acindar, o Tenaris Siat, que enfrentan un ataque similar». En esas empresas, también del grupo Rocca, definieron avanzar en un plan de lucha para intentar frenar sus ataques, enfrentando despidos de tercerizados y de trabajadores planta y la rebaja salarial al 50%, en un año con paritarias 0%.

Principal objetivo: la reforma laboral de hecho

Como si fuera poco, a estas rebajas salariales se le suma la reforma laboral en marcha. Se desarrolla una profundización de la precarización laboral, sobrecargando de tareas  a los trabajadores de planta, con contratos por tiempo indeterminado, violando todas leyes laborales, obligando a firmar esos contratos basura a los trabajadores, amenazandolos con la pérdida del trabajo si no lo hacen.

Dentro de los reclamos de los trabajadores se encuentra la estabilidad laboral. Señalan que «noventa compañeros/as fueron despedidos/as el sábado 15 sin preaviso. Se trata de compañeros/as que en su mayoría superan el año sin renovación de contrato, lo que según la Ley de contrato de trabajo los transforma en trabajadores de planta permanente», por lo que «Rocca ejecuta un verdadero fraude laboral». Asimismo, «despide eludiendo el limitado decreto presidencial de prohibición de despidos».

La patronal extorsiona a los afectados con la firma de un contrato hasta el 31 de agosto; en caso de no aceptar, la única respuesta es quedar en la calle. De esa manera los convierte en la primera variable de ajuste, en un cuadro de bancarrota a nivel mundial profundizada por la pandemia.

Rocca ya nos tiene acostumbrados a situaciones de estas características. Basta recordar que, ni bien arrancó la cuarentena, echó a cerca de 1.500 trabajadores que se desempeñaban en una de sus empresas de obra pública.

Si bien Furlan argumenta que firmó el acuerdo de suspensiones para evitar los despidos, los trabajadores nucleados en El Mandril afirman lo contrario: «hay una cantidad incierta de trabajadores a quienes les han llegado telegramas de preaviso de finalización de contrato, que llevan años de contratados.  Nos encontramos frente a una extorsión patronal, que busca amedrentar al conjunto de los trabajadores de planta, para avanzar en su plan de ajuste, ante la pasividad de la dirección de la UOM”.

Frente a esta situación está planteada la deliberación colectiva de los trabajadores para enfrentar el ajuste de Rocca y la pasividad de la actual dirección de la UOM -que también entregó a nivel nacional la paritaria-, armando un plan de lucha que defienda los intereses de los trabajadores, por los puestos de trabajo, los salarios, el pase a planta y la defensa del convenio.

Mientras la dirección de la UOM apuesta a la conciliación y a denuncias ministeriales, escapando a acciones directas, enfatizan en que «los trabajadores y trabajadoras de Siderca debemos romper la quietud de la dirección y poner en pie asambleas y congresos de delegados para discutir un plan de lucha contra una patronal criminal».

Para plantarse frente al ataque patronal, es necesaria la organización independiente de los trabajadores. En Siderca y en la UOM Campana está planteada la necesidad de construir una oposición a la actual dirección del sindicato para recuperarlo y ponerlo al servicio de los trabajadores.

También te puede interesar:

Basta de criminalizar la protesta social.
Mientras el virus se expandió a los 135 municipios, Kicillof y el ministro Gollán encubren la crisis sanitaria.
Organicémonos frente a la entrega educativa que el gobierno prepara para el FMI.
Un operativo policial embiste contra la recuperación de tierras desde la mañana.
Se presentaron los resultados del censo en las tierras.