04/05/2017

OCA: quieren descargar la crisis sobre los trabajadores

La crisis de la empresa de correos ha ingresado a una nueva etapa y amenaza 7000 empleos directos y otros 5000 indirectos. Las reyertas empresarias y la entrega de la burocracia. Y una perspectiva para defender el conjunto los puestos de trabajo.


Con los rumores de una posible quiebra y el intento de Patricio Farcuh de regresar a la compañía, se abre un nuevo capítulo de la crisis en Oca. La empresa de correos tiene deudas con la AFIP cercanas a los 1400 millones de pesos y se encuentran amenazados miles de puestos de trabajo.


 


El agudo cuadro de vaciamiento de la empresa llevó a fines del año pasado a que el Sindicato de Camioneros desplazara al empresario Farcuh del control de la misma. En noviembre, el gobierno de Macri había acordado con Moyano un plazo de tres meses para la presentación de un plan de salida; finalizado ese lapso, no existen mayores avances, y el gobierno se debate entre soltarle la mano a la compañía y patear el asunto hasta después de las elecciones de octubre.


 


 


Enemigos íntimos


 


Farcuh y el grupo Ruoh, recordemos, amasaron un enorme patrimonio a costa de la acumulación de deudas multimillonarias con la AFIP y eludiendo el pago de los aportes patronales –con el moyanismo haciendo la vista gorda. De este modo, amplió su cartera de negocios, abarcando empresas de marketing, personal eventual y limpieza y hasta el sponsoreo del club atlético Independiente.


 


La intervención de los trabajadores ante el ajuste y ataque a sus condiciones laborales, que comenzó en 2015 ante el acrecentamiento de las deudas y el atraso de los pagos de sueldos, aguinaldos, vacaciones, puso en jaque la estrecha relación que mantenían hasta ese momento Farcuh y Hugo Moyano. Este último tuvo que salir a despegarse rápidamente de su complicidad, primero haciéndose cargo del pago de los sueldos, obra social y jubilaciones, hasta llegar a la expulsión del principal director ejecutivo de la empresa.


 


Moyano había planteado que los trabajadores no lleven adelante medidas de lucha, para así poder buscar un comprador para la empresa –a quien habría que mostrarle que es rentable y sin conflictos. Por el contrario, la intervención del sindicato solo acentuó la situación de crisis: a la pérdida de clientes como Mercado Libre y BBVA (Banco Francés), entre otros, se sumaron nuevas deudas, mientras los intentos del moyanismo para lograr inversiones dentro del rubro postal fracasaron uno tras otro.


 


 


El cuadro actual


 


Farcuh, que hoy está más cercano a Macri, busca recuperar la empresa y para eso el día viernes intentó desalojar a la burocracia de la sede central de la empresa, de la mano de la Gendarmería y con el aval del juez Marcelo Martínez de Giorgi. Por su parte, Moyano ha puesto en el directorio al anterior dueño, Alfredo Romero, quien argumenta que legalmente le corresponde recuperar la empresa, debido a que Farcuh se atrasó en el pago de las cuotas –algo que estaría estipulado en una cláusula del contrato de venta.


 


En este momento, el sindicato está detenido, a la espera de la actuación de la Afip –que en los próximos días podría abrir el camino a la quiebra. La perspectiva de la burocracia de camioneros es que avance el ajuste; mientras en sus comunicados sostienen que “la casa está en orden”, puertas adentro plantean el despido inmediato de 50 trabajadores eventuales, seguido por la cesantía de todos los que se encuentren fuera de convenio y otros. A su turno, se realizaría un recorte de las horas de trabajo que atentando contra el conjunto de los salarios de planta. La entregada estaría acompañada por medidas de presión sobre otras empresas de correos, con el objetivo incierto de recuperar servicios perdidos por Oca.


 


Las reuniones de Moyano y Macri comprobaron la coincidencia entre ambos de descargar la crisis de la compañía sobre los hombros de sus trabajadores. Una variante que se ha discutido es la absorción de una parte del personal por parte del Correo Argentino, lo que implicaría dejar en pampa y la vía a todos los demás.


 


 


Nuestro planteo


 


Para clarificar cuál es la realidad de Oca, es preciso que se abran los libros contables de la empresa al conjunto de los trabajadores. Es necesaria una asamblea general que convoque un plan de lucha por la defensa del conjunto de los puestos de trabajo, el pago de los sueldos en tiempo y forma, la regularización los aportes de obra social y jubilatorios; y una movilización urgente al Ministerio de Trabajo para que dé una respuesta.


 


Frente a las maniobras del gobierno, la patronal y la burocracia, se trata de retomar el camino de los paros y movilizaciones realizadas el año pasado, demandando al Estado que garantice la continuidad del conjunto de los puestos y de las condiciones de trabajo.

También te puede interesar:

Tras 20 años de juicio, la Justicia decretó la quiebra de una empresa liquidada.
La quita llega a ser tal que resulta más conveniente quedarse en casa.
Que los sindicatos rompan con el gobierno. Por un paro y plan de lucha.
Casos por coronavirus se hicieron presentes en la sede central del Correo argentino de Mendoza.
El primer paso sería lograr una "mesa chica" integrada por la CGT y la Utep.