15/10/1998 | 604

«Organización política propia, 7 de cada 8 activistas sindicales que se reúnen, lo discuten»

Más de 130 compañeros: trabajadores docentes, estatales, de la fruta, desocupados y, en su mayoría, de la juventud secundaria y universitaria, asistieron a la mesa redonda que protagonizaron Julio Fuentes, Secretario General de ATE y de la CTA regional, y Jorge Altamira, del PO, en tanto no pudo hacerse presente Ricardo Méndez, Secretario gremial de la UTA, que, por razones de salud le fue imposible asistir.


Inició las exposiciones Julio Fuentes con la denuncia del inmenso ataque a las conquistas de la clase trabajadora realizado por las patronales desde la dictadura a la fecha. Explicó luego que la disyuntiva flexibilización laboral sí o no era falsa porque lo prioritario era la emergencia social. Con más de dos millones de desocupados, dijo, las patronales tienen una poderosa arma de chantaje con su ley de flexibilización laboral. Denunció la falsa campaña montada por el gobierno en torno de la creación de 700 mil puestos de trabajo, de los cuales 500 mil son sólo el asistencialismo de los ‘planes Trabajar’, etc..


Sólo el 28% de la población económicamente activa es asalariado formal, señaló; es decir, que más del 70% de los trabajadores del país está fuera de todo tipo de garantía social.


En el marco de la «emergencia social», planteó la reducción de la edad para jubilarse, retornar al sistema jubilatorio de reparto, reducir la jornada laboral, incrementar el presupuesto educativo (para lograr que los jóvenes estén el mayor tiempo posible vinculados al estudio) y un subsidio de 500 pesos, por lo menos para los jefes de familia desocupados.


La plata para todo esto está, tiene que salir de los bolsillos de los mismos que nos la sacaron hasta el presente, dijo.


Impidiendo la transferencia anual hacia las patronales que significan los 2.600 millones de esta reforma laboral, ejemplificó, los 5.100 millones que obtienen las AFJP, los 300 millones de subsidios a los ferrocarriles, los 100 millones a las empresas concesionarias del peaje, se podrían obtener los fondos para las medidas propuestas; que ni siquiera implican derrocar al sistema capitalista.


Jorge Altamira planteó, de entrada, que el tema que quería traer a discusión es con qué clase de herramienta política podrían los trabajadores imponer sus reivindicaciones. Para ello, reclamó no solamente discutir cómo miércoles estamos sino cómo hemos caído en este retroceso.


El movimiento obrero tiene, objetivamente, planteado un problema político que si no lo resuelve bien va a sufrir peores consecuencias que las que ya ha tenido.


Altamira destacó como causa fundamental del retroceso el apoyo político de la totalidad de los responsables del movimiento obrero a Menem y luego, en 1995, de una parte de aquéllos al Frepaso; y que ahora se va derecho a repetir lo de 1989, en el apoyo de las direcciones sindicales a la Alianza y a Duhalde.


Compañeros, se preguntó Altamira, las medidas que se han mencionado acá para salir de la crisis ¿las podrá hacer alguna de estas variantes patronales?


Cualquiera de ellas es irrealizable, respondió, si no las lleva adelante un gobierno de trabajadores.


Ante el planteo de que la posibilidad de una organización política independiente de la clase obrera estaría bloqueada por la caída del nivel de sindicalización, denunció que eso no se superaría sino al revés, votando conscientemente a los partidos capitalistas. Un movimiento sindical no puede darles el poder a los capitalistas y luego pretender desarrollarse.


El programa de la Alianza, recordó, ofrece como salida subsidiar a las exportaciones. Sabemos que el 70-80% de las exportaciones está en manos de los grandes pulpos capitalistas y en esta mesa se ha discutido otra cosa.


Finalizada la intervención de Altamira en torno a la necesidad de que las organizaciones obreras rompan con los partidos patronales y encaren una acción política independiente, Jorge Izquierdo, Secretario General de los trabajadores judiciales, planteó desde el público que coincidía en un 95% con el dirigente del PO y que, a la hora de discutir la organización política propia, muchos sectores se están planteando esta alternativa, cosa que se está discutiendo profundamente en la Federación Judicial y que también los trabajadores y dirigentes se lo están planteando en Neuquén.


A continuación, Julio Fuentes reconoció que en toda reunión de militantes sindicales aparece este debate. «Siete de cada ocho compañeros que se reúnen lo plantean», dijo. El debate está instalado. Las alternativas políticas mayoritarias, agregó Fuentes, el PJ, la Alianza, el MPN, no generan expectativas, no hay militancia en estas corrientes.


«Por la experiencia que yo tengo (el tema de la organización política propia), cada vez es más tema de debate en cualquier grupo de militantes sindicales», declaró.


Sin embargo, su conclusión para los plazos próximos fue diferente a la expuesta. De todas maneras, señaló como salvedad, en el CTA hemos resuelto que en el ‘99 hay que debilitar a la expresión mayoritaria de los capitalistas, que es el peronismo. Lo que la audiencia interpretó como un apoyo a la Alianza.


Después de dos horas y media de debate sobre estos temas y con el compromiso de publicar las posiciones para darlas a conocer a delegados, activistas, organizaciones y trabajadores en general, la mesa redonda concluyó con la convicción de que inauguró lo que será el debate fundamental de aquí en más.

También te puede interesar:

Es la demostración del grave cuadro sanitario que no quería reconocer.
En la población de 19 a 24 años la tasa de desempleo alcanza el 27,6% y la de trabajo informal 65%.
Comunicado del Frente de Lucha Piquetero.
No importa el programa; solo es oportunismo electoralista.
Martes 4 de Mayo 12 hs. en el Obelisco conferencia de prensa y plan de Lucha de la Unidad Piquetera que reúne más de 30 organizaciones nacionales.
Mientras la juventud piquetera ocupaba el ministerio en defensa de su derecho a la educación.