15/12/2021 | 1634
Bancarios

Palazzo, lista única para una Bancaria dócil al FMI

El martes 14 se llevó a cabo la elección nacional que define la conducción del sindicato que representa a más de 64.000 trabajadores bancarios. La participación fue del 70% del padrón y un 6% de votos en blanco. Nuevamente se presentó una “lista de unidad”, lista única celebrada como mérito, que va en línea con el lema oficialista de constituir “una gran lista de unidad”. Esta unidad se mantiene a fin de cerrar filas al interior de la burocracia y seguir las imposiciones del gobierno para llegar a un acuerdo con el FMI, funcionar como contención del descontento de trabajadores que sufren las arremetidas patronales. Las noticias afirman que lo que solicita el Fondo es reducir el déficit fiscal (ajuste) y sinceramiento cambiario (devaluación), entre otras intromisiones en la política económica nacional. Es evidente que el diputado nacional por el Frente de Todos y secretario general del sindicato no asume esta realidad, ya que su espacio político niega el ajuste general que sufrimos.

De radical con tintes combativos a peronista tardío, Sergio Palazzo conduce el gremio a raíz de la intervención judicial por vender medicamentos inocuos a pacientes oncológicos que desencadenó en el procesamiento del exsecretario Zanola y varios dirigentes. Su gestión adquirió popularidad por el pase a planta de tercerizados en la banca privada, no así en el Estado, y por la cláusula gatillo. Esas conquistas hoy han sido dilapidadas. La Bancaria no solo profundizó su adaptación al régimen sino que fue operando como cómplice y brazo de Recursos Humanos, forjando una orientación propatronal, tabicando el desarrollo del activismo. Existen agrupaciones ficticias, como es el caso de “La Rucci”, que se crean meses antes de las elecciones solo para presionar por cargos en la repartija, y preservar un estatuto proscriptivo.

Desde Tribuna Bancaria sostenemos que la verdadera representación no la garantiza una conducción que integra el bloque de gobierno desde diferentes bancas parlamentarias. La representatividad se logra con asambleas y plenarios donde los trabajadores puedan decidir. Por un sindicato que se plante ante el ajuste y que luche por la independencia política de todo el movimiento obrero.

En esta nota