17/04/2014 | 1310

Parazo docente en la Provincia de Buenos Aires

La adhesión de la docencia el 10 de abril fue masiva, pese a la presión de las autoridades y de la burocracia sindical de Ctera-Suteba. Estos últimos, hicieron una vez más la tarea sucia de intentar socavar el paro, con la sanata de que era un paro golpista. La burocracia sindical celeste hizo «activa» su política de carnereaje: no sólo fueron a laburar, sino que intentaron, desde sus cargos directivos, presionar a los compañeros para que no paren ese día.

La docencia paró conscientemente, con la intención manifiesta de proseguir la lucha de los 17 días de la gran huelga, en reclamo de lo que el gobierno aún no cumplió del acuerdo cerrado por Suteba ( que la mayoría de la base docente repudió por insuficiente), por el estado de las escuelas, por los salarios adeudados, a los que se suman ahora miles de salarios mal liquidados luego de la huelga por responsabilidad del gobierno (no están cargando altas ni movimientos docentes, y hay muchas dificultades con la presentación de los contralores de los sueldos), y porque el ánimo de la mayoría es prepararse para la reapertura de las paritarias cuanto antes; el aumento está siendo carcomido por la inflación en forma acelerada.

Los nueve Sutebas combativos votaron el paro en asambleas, y realizaron una campaña intensa en las escuelas para su cumplimiento. Pero lo propio ocurrió en los distritos celestes.

En San Isidro, por ejemplo, la burocracia celeste convocó a un plenario de delegados previo al paro del 10, para que la gente ratifique su apoyo al cierre del acuerdo que hizo Baradel con Scioli y para que vaya a trabajar el día del paro general. La respuesta de la propia base celeste fue de rechazo o de frialdad al planteo de la dirección del gremio, lo que pintó de cuerpo entero el ánimo de la docencia.
En Merlo, los compañeros de la oposición, encabezados por Tribuna, recorrieron las escuelas con un volante y pegando afiches para organizar el paro. En Lomas de Zamora y en general Sarmiento, las autoconvocatorias también votaron el paro, y lo hicieron efectivo en sus distritos. En San Martín-Tres de Febrero, el Suteba legítimo arrebatado por el fraude por la celeste, realizó una numerosa asamblea los días previos al paro, lo votaron por unanimidad y mediante la recorrida de escuelas garantizaron las medidas. Igual ocurrió en prácticamente todas las localidades del interior.

Por eso es falso que ese día los maestros no fueron por la falta de transporte. En primer lugar, porque la mayoría de los docentes vive cerca de las escuelas en las que trabaja o cuenta con movilidad propia para llegar a ellas.

A pesar de las distorsiones de los medios, la presión de la Dirección General de escuelas y el carnereaje de la burocracia celeste, el paro fue total.

Y también lo hicieron activo una porción importante de los trabajadores de la educación, que estuvieron en los cortes del Suteba Matanza en Casanova, del Suteba Tigre y Escobar en Panamericana, del Suteba La Plata y Ensenada en la bajada de la autopista La Plata-Buenos Aires, de los cortes realizados el resto de los Suteba recuperados y por la presencia de centenares de compañeros en los más de 48 cortes planificados por la izquierda ese día. Tribuna Docente aportó esa jornada cerca de 400 compañeros en las diversas actividades.La maciza huelga del 10 fortalece la perspectiva de la actual lucha de la docencia bonaerense.

Romina Del PláDaniel Sierra

También te puede interesar: