25/06/2021

Paritaria de salud privada: es hora de un plan de lucha

El jueves 24 de junio se realizó una nueva audiencia paritaria entre las patronales de la salud privada y la federación de sindicatos de Sanidad (Fatsa), convocada por el Ministerio de Trabajo. Esta reunión se dio en el marco de que ya se encuentra vencida hace un mes la paritaria de los hospitales privados de la comunidad (convenio 103: Hospital Italiano, Alemán, Británico, entre otros) y vencerán el próximo 30 de junio los correspondientes a clínicas y sanatorios (convenio 122), centros de diagnóstico y tratamiento sin internación (108), mutualidades (107) y emergencias médicas (459). Es decir, la paritaria comprende al conjunto del sector asistencial privado de Argentina.

En la reunión, las patronales agrupadas en la Federación Argentina de Prestadores de Salud (FAPS) volvieron a rechazar cualquier aumento salarial a los trabajadores de la primera línea de batalla contra la pandemia de Covid-19, escudándose en la supuesta “dramática falta de financiamiento del sistema”. Con este mismo argumento, 15 empresas de medicina privada realizaron una presentación en la Justicia el pasado martes 15 de junio, exigiendo que se dicte una medida cautelar que les permita aumentar un 9,77% las cuotas de las prepagas de inmediato.

La Justicia rechazó la medida cautelar pero aceptó dar curso a la causa, dando 5 días al Ministerio de Salud para que responda ante la demanda. De esta manera, las patronales utilizan la paritaria como medida extorsiva para aumentar el valor de las prestaciones y las cuotas de las prepagas, o eventualmente recibir más subsidios de parte del Estado (que ya recibieron en 2020 mediante el ATP, y ahora continúa con el Repro II). Ya lo habían hecho a principio de mes cuando pidieron al Ministerio de Trabajo la suspensión de la paritaria.

Poco ruido y pocas nueces

Ante semejante provocación de parte de las patronales de “ofrecer” un 0% de aumento en un contexto altamente inflacionario, la burocracia que dirige la Fatsa se limitó a pegar afiches en los lugares de trabajo y sacar un comunicado firmado por Héctor Daer titulado “Plan de lucha”, pero que no anuncia ningún plan ni ninguna lucha. Solo anuncia una reunión de secretarios generales de Sanidad y declara que no se aceptarán rebajas salariales. Sin embargo, las rebajas salariales ya están en curso mes a mes, por lo que urge una respuesta contundente de todo el sector.

Planteamos la realización de reuniones y asambleas en todos los lugares de trabajo para debatir colectivamente las reivindicaciones a conquistar mediante un plan de lucha, que debe comenzar con un paro de 24 horas la próxima semana, al vencerse la totalidad de las paritarias. Reclamamos un salario mínimo para las categorías más bajas igual al costo de la canasta familiar con ajuste mensual por inflación y reconocimiento del desgaste laboral (licencia por estrés, jornada parcial, jubilación anticipada). Sumamos a eso el reclamo al Estado por el inmediato pago del bono prometido al conjunto de los trabajadores de la salud y aún no pagado.

 

 

También te puede interesar:

Profundizamos las medidas por la recomposición salarial, el rechazo a los descuentos y el pase a planta permanente.
Fortalecer la unidad por abajo y los métodos democráticos de los trabajadores es la llave para lograr la conquista de los reclamos.
El acceso a la salud, cada vez más difícil para los trabajadores.
Continúa la lucha por el 45% y el pase de los bonos al básico.
Nuevamente se pospuso el examen de ingreso, luego de la filtración de datos personales y confidenciales.