20/04/2018

Paritaria vitivinícola: un trago amargo para los trabajadores

delegado de Fernet Branca (gremio vitivinícola)

Luego de varias reuniones, y a pesar de las declaraciones de la Federación afirmando que “no había margen para bajarse del 30 por ciento de aumento”, la paritaria terminó en un escandaloso 15 por ciento en tres cuotas y un 4 por ciento a resolverse entre febrero y marzo del 2019; esto para no salirse de la pauta oficial del 15 por ciento.

 

Con una inflación que se proyecta en más de un 25%, recién a partir de noviembre el salario básico de un operario de bodegas será de 13.201 pesos y de 12.600 pesos para un obrero de viñas: 4.400 pesos por debajo de la línea de la pobreza, estimada en 17 mil.

 

A pesar de los anuncios de Marcos Peña en Mendoza, durante la celebración de la Vendimia, sobre el crecimiento de la vitivinicultura “durante siete meses consecutivos”, y el resultado de la cosecha de esta temporada (de entre 22 y 23,1 millones de quintales), FOEVA ha aceptado un salario de pobreza hasta el 2019 inclusive.

 

Frente al impasse de la conducción del gremio somos los trabajadores, desde abajo, los que debemos arrancar un plan de lucha en defensa del salario.

 

Desde la agrupación Naranja Vitivinícola exigimos una asamblea general, de afiliados y no afiliados, para discutir una acción de lucha por el 30 por ciento con cláusula de actualización.

 

También te puede interesar:

Médicos y profesionales de la salud marcharon contra el decretazo de Kicillof para cerrar paritarias a la baja.
La política económica del gobierno y la puja contra el peso hace estragos en el poder adquisitivo de los trabajadores.
Sobre un informe acerca de la concentración empresaria y la inflación.
Pase a planta permanente, recomposición de los salarios y condiciones de seguridad e higiene ya.